A pesar del COVID-19, el régimen iraní continúa sus vuelos a China

Avión en vuelo (© Ahmad Halabisaz/Xinhua/Getty Images)
Un avión de la aerolínea Mahan Air se aproxima al aeropuerto internacional de Mehrabad en Teherán (Irán), en esta fotografía de 2019. (© Ahmad Halabisaz/Xinhua/Getty Images)

Mientras el líder supremo de Irán Alí Jamenei le quita importancia al mortífero brote de COVID-19 y lo considera un ataque biológico, su régimen continúa volando a China, colocando a su pueblo y a Oriente Medio en general en mayor riesgo de rápido contagio de la enfermedad, indican informes noticiosos.

«La mejor defensa biológica habría sido decirle al pueblo iraní la verdad sobre el virus de Wuhan cuando se propagó a #Irán desde China», dijo el secretario de Estado de Estados Unidos Michael R. Pompeo en un tuit del 13 de marzo, en respuesta a la afirmación de Jamenei de un ataque. «En su lugar, mantuvo los vuelos de Mahan Air yendo y viniendo al epicentro en China».

Mahan Air, una aerolínea sancionada por Estados Unidos que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica del régimen utiliza para exportar terrorismo, realizó al menos 55 vuelos de ida y vuelta a ciudades de China entre el 4 y el 23 de febrero, según Radio Farda. Los vuelos violaron la prohibición declarada por el gobierno iraní de vuelos a China anunciada el 31 de enero.

Y el diario The Wall Street Journal informa que los vuelos pueden haber continuado, al menos en parte, para apoyar la asociación estratégica del régimen con China, incluyendo la energía nuclear y los proyectos ferroviarios cerca de Qom, que ha visto la mayor parte del brote de COVID-19 en Irán.

Un hombre rocía un líquido sobre las manos de una mujer mientras otro le toma la temperatura a otra (© Vahid Salemi/AP Images)
Funcionarios examinan la temperatura de las personas y les desinfectan las manos en un centro comercial de Teherán el 3 de marzo. (© Vahid Salemi/AP Images)

«China ha sido el socio comercial de último recurso, pero, en este caso, se ha convertido en una bomba muy tóxica», declaró Sanam Vakil, del centro de pensadores londinense Chatham House, al diario. Los funcionarios de salud iraníes han dicho que los trabajadores chinos de Qom son una fuente probable del virus en el país, según el periódico.

Los continuos vuelos de Mahan Air a China son la última evidencia del mal manejo de la crisis por parte del régimen. En febrero, un legislador iraní dijo que el régimen iraní aún no había tomado ninguna medida para enfrentar la COVID-19. Esta crítica se produjo después de que el legislador afirmara que el virus ya había matado a 50 personas en Qom, a pesar de que el régimen afirmaba que el número de muertes en todo el país era menor.

Según el gobierno iraní, hasta el 17 de marzo, más de 16.000 iraníes han sido infectados y 988 han muerto. Pero Irán ha estado amenazando y encarcelando a los iraníes que revelan estadísticas reales a los medios de comunicación.

Mientras tanto, Jamenei continúa tergiversando y trivializando el desastre de salud pública que asola a su país. Tan recientemente como el 12 de marzo, Jamenei afirmó en un tuit que había «algunas pruebas» de un ataque biológico y dijo que el país está montando una «defensa biológica».