Comparar apertura y facilidades para hacer negocios en Estados Unidos y China

Gráfico mostrando la ubicación de cinco países en la escala de competitividad (Depto. de Estado)
(Depto. de Estado)

Estados Unidos y China son las dos economías más grandes y mayores en comercio y figuran entre los principales destinos para las inversiones extranjeras en el mundo. Pero es ahí donde las similitudes económicas terminan.

Consideremos los recientes resultados del Índice de Competitividad Global, del Foro Económico Mundial, una organización no gubernamental independiente e internacional. El índice revisa factores como son los mercados de un país, el capital humano, la calidad de la educación y la intensidad de la competencia. Estados Unidos le gana a China en todas las categorías. En total Estados Unidos ocupa el primer lugar y China está en el lugar 28. (Singapur ocupa el segundo lugar).

Estados Unidos también sobresale en el índice del Banco Mundial: “Índice de facilidad para hacer negocios”, en el que China figura en el puesto 78 entre 190 economías, a 72 lugares por debajo de Estados Unidos (que ocupa el sexto lugar).

El Banco Mundial basa su clasificación en factores que incluyen la posibilidad de obtener crédito, facilidades para iniciar un nuevo negocio y protecciones a los inversionistas minoritarios. Nueva Zelanda ocupó el primer lugar.

Ambas clasificaciones ayudan a los negocios a decidir dónde invertir y comerciar y puede ayudar a los encargados de diseñar políticas a elaborar sus estrategias económicas.

Una economía controlada por el gobierno

La dificultad de hacer negocios en China se debe al papel dominante del gobierno comunista en la economía, incluyendo políticas que se trasladan desde arriba hacia abajo favoreciendo a los negocios chinos por encima de los inversionistas extranjeros. Esto crea un terreno de juego injusto para los negocios internacionales y distorsiona los mercados mundiales. Si lo comparamos con Estados Unidos vemos que este tiene un enfoque más orgánico que se mueve desde abajo hacia arriba y que permite un campo de juego más justo y permite una mayor innovación.

Aunque en recientes décadas China ha hecho avances hacia las políticas orientadas al mercado, el gobierno todavía está fuertemente involucrado en la economía por medio de su red dominante de empresas propiedad del estado, sus directivas para canalizar inversiones por medio de bancos estatales y regulaciones opacas que discriminan contra las empresas extranjeras.

Gráfico comparando los factores de la facilidad para hacer negocios en China y en Estados Unidos (Depto. de Estado)
(Depto. de Estado)

Por ejemplo, como parte de la política industrial de China denominada “Fabricado en China 2025”, el gobierno invierte directamente en industrias de alta tecnología con la meta de favorecer a empresas locales a expensas de los competidores internacionales. Por medio de esta política las empresas chinas tienen una ventaja injusta al acceder a créditos, recibir licencias empresariales, licitar a contratos y adquirir recursos.

En contraste, el gobierno de Estados Unidos en general no tiene parte en los negocios importantes y el gobierno de Estados Unidos no discrimina entre las empresas locales y extranjeras. Tiene un mercado de capital eficiente y que opera en el sector privado.

Como muestran estas clasificaciones, hacer el tipo de reformas que colocarían a China en la vía de ser una verdadera economía de mercado no solamente sería más justo para el mundo, sino que también beneficiaría a China.