He aquí como Thomas Edison protegió sus brillantes ideas — las 1.093 que tuvo

Bombilla eléctrica con el retrato de Thomas Edison (© AP Images)
Un modelo de una farola con una bombilla de luz eléctrica frente a un retrato de su inventor, Thomas Edison (© AP Images)

Thomas Edison es ampliamente reconocido como el padre de la bombilla eléctrica (en inglés). Sin embargo el “Mago del Parque Menlo” (lugar de su mundialmente renombrado laboratorio en Nueva Jersey) produjo cientos de otros importantes inventos. Durante el transcurso de su vida, Edison inscribió 1.093 patentes — lo que todavía hoy es una cifra record para una persona.

Las patentes protegen las ideas y apoyan al inventor, proporcionando un gran incentivo para la investigación y la fabricación. Estas son parte de una amplia categoría de protecciones legales conocida como Derechos de Propiedad Intelectual (DPI).

La propiedad intelectual implica el trabajo único que refleja la creatividad de una persona. Está en torno nuestro en todas partes: en forma de una medicina milagrosa, una exitosa película de Hollywood o un vehículo más eficiente en el consumo de combustible.

Dibujo de una bombilla eléctrica (© AP Images)
Dibujo técnico de Thomas Edison para su patente de la bombilla de luz eléctrica (© AP Images)

Las patentes son uno de los tres tipos de DPI. Los otros dos son los derechos de propiedad que protegen los trabajos de autoría, como películas y las marcas registradas que protegen un nombre o un símbolo que identifica a una fuente de bienes o servicios (tal como los arcos dorados o la M gigante de McDonalds).

La firme protección de los DPI tiene muchos beneficios. Impulsa la creación de empleos y combate la falsificación de medicamentos o la fabricación de productos de baja calidad. Ayuda a emprendedores y personas con una mente creativa a ganarse la vida, porque evita que otros se roben o copien:

  • Las cosas que los innovadores inventan, escriben o producen.
  • Los nombres de sus productos o marcas.
  • El diseño de sus productos o logotipos.

Los ciudadanos pueden desempeñar una importante función al crear una mayor conciencia sobre el asunto. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual cuenta con herramientas que pueden ser de utilidad, desde pósteres para descargar hasta ejemplos de campañas exitosas en redes sociales.

Este artículo fue publicado previamente el 21 de abril de 2016.