Hombre sentado con una niña que escribe en un cuaderno sobre una mesa (© Omar Akour/AP Images)
El presidente Biden promete ampliar la aceptación de refugiados por parte de Estados Unidos. Un refugiado sirio en Amán (Jordania) ayuda a su hija con las tareas. (© Omar Akour/AP Images)

El presidente Biden se está asegurando de que Estados Unidos siga siendo un refugio seguro para los refugiados y de que quienes solicitan inmigrar al país en el marco de programas humanitarios sean tratados con dignidad y respeto.

En una orden ejecutiva de 4 de febrero (en inglés), Biden tomó medidas para fortalecer el Programa de Admisión de Refugiados de Estados Unidos (USRAP) (en inglés), una colaboración entre el gobierno y grupos comunitarios que refleja el valor fundamental de Estados Unidos de acoger a los perseguidos.

“La larga tradición de Estados Unidos como líder en el reasentamiento de refugiados constituye un faro de esperanza para las personas perseguidas en todo el mundo”, afirma Biden en la orden.

Biden solicita la ampliación de las admisiones de refugiados para ayudar a resolver las necesidades mundiales, haciendo hincapié en la importante contribución de los refugiados a la sociedad estadounidense. La orden también pide que se reduzcan al mínimo los retrasos en la tramitación del USRAP y otros programas humanitarios que traen a personas vulnerables a Estados Unidos, añadiendo que los retrasos plantean preocupaciones de carácter humanitario y son contrarios a los intereses nacionales de Estados Unidos.

Una persona sostiene un cartel de “Bienvenidos a casa” con ilustración de la bandera estadounidense (© Scott Olson/Getty Images)
Un simpatizante espera a refugiados sirios que llegan al aeropuerto O’Hare de Chicago desde Estambul en febrero de 2017. (© Scott Olson/Getty Images)

El acceso a los programas humanitarios de Estados Unidos es discrecional, aunque la orden señala que todos los que lo soliciten deben ser tratados con dignidad y respeto.

La orden indica que los programas de ayuda y de refugiados de Estados Unidos deben:

  • mejorar el acceso al programa de refugiados para las personas con mayor riesgo de persecución, incluidas las mujeres y los niños, o las personas en riesgo de persecución debido a su identidad de género u orientación sexual.
  • explorar todas las autoridades disponibles para la protección humanitaria de aquellos que no reúnen los requisitos para ser refugiados en conformidad con USRAP.
  • aprovechar el patrocinio comunitario y privado a refugiados, sin dejar de colaborar con las agencias de reasentamiento.

Además, Biden solicitó al asesor de seguridad nacional que estudiara el impacto del cambio climático en la migración e identificara opciones para la protección y el reasentamiento de personas, así como propuestas sobre la manera en que la ayuda exterior de Estados Unidos puede mitigar los impactos negativos del cambio climático.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, expresó en una declaración el 4 de febrero que la orden de Biden envía un mensaje de que los refugiados son bienvenidos en Estados Unidos (en inglés). La orden del presidente estimulará la innovación y centrará los conocimientos técnicos para detectar mejor el fraude y agilizar la tramitación y la toma de decisiones, añadió.

“En los próximos meses y años, reconstruiremos y ampliaremos el Programa de Admisión de Refugiados de Estados Unidos y otros programas humanitarios para que reflejen nuestros valores como nación”, dijo Blinken. “Comparto la ambiciosa visión del Presidente para restaurar estos elementos críticos del liderazgo de Estados Unidos en asuntos humanitarios a nivel mundial en un momento en que las personas más vulnerables del mundo nos necesitan más”.