Panorama nocturno de la ciudad de Nueva York (© Gary Hershorn/Getty Images)
El “Tributo anual de la luz” ilumina el paisaje de la ciudad de Nueva York City en el aniversario del “11 de Septiembre”. (© Gary Hershorn/Getty Images)

A los pocos días de los atentados del 11 de septiembre, personas de todo el mundo ofrecieron ayuda a los hijos de sus víctimas. Ahora, gracias a esa generosidad, esos niños han crecido y siguen estudios superiores y trayectorias profesionales exitosas.

El Fondo de Becas Familias de Libertad cubre la matrícula universitaria para los dependientes económicamente necesitados de aquellos que murieron o quedaron discapacitados permanentemente durante los atentados o después de ellos. Gobiernos, corporaciones, fundaciones e individuos han donado al fondo, el cual es administrado por un grupo sin fines de lucro con sede en Minnesota llamado Scholarship America.

Joe Palombo, de 29 años, es uno de los beneficiarios. Su padre era un bombero de la ciudad de Nueva York que corrió a los escombros de las Torres Gemelas el 11 de septiembre para salvar a otros. Su valor le hizo perder su propia vida.

Palombo tenía 12 años cuando su padre murió. Era el tercero de 10 niños, con edades comprendidas entre los 11 meses y los 15 años. Durante un tiempo, tuvo dificultades académicas después de perder a su padre, comentó. Pero hoy es un egresado de 2013 de la Universidad Pace de Nueva York, con una maestría en administración de empresas, y trabaja como contador en una firma de análisis de Nueva Jersey.

Palombo dice que el apoyo de su familia ha sido «una parte integral» de su éxito, pero indicó que la beca le ayudó a construir sobre los cimientos que su familia le proporcionó. Los donantes «estaban invirtiendo en mí, así que sentía que era mi deber hacerlo bien en la escuela», dice.

La beca le permitió concentrarse en lo académico, en lugar de tomar un trabajo durante la universidad. «Y me gradué sin deudas estudiantiles», dice.

Hombre saluda al lado de una mascota (Foto cedida por Joe Palombo)
Joe Palombo (Foto cedida)

Cuando era estudiante universitario Palombo pasó dos semanas en China para aprender sobre la cultura empresarial china; una experiencia valiosa en la preparación de una carrera que típicamente implica viajes internacionales. Fue contratado poco después de completar su maestría y ha viajado a Argentina, donde su firma tiene clientes y es capaz de poner en práctica su dominio del español.

Hasta la fecha, el Fondo de Becas Familias de Libertad ha distribuido 152,4 millones de dólares a 3.500 estudiantes. El fondo funcionará hasta el año 2030, cuando el último de los niños del “11 de Septiembre” haya terminado la universidad.