¿Lo sabías?

  • Las mujeres conforman una gran parte de la fuerza laboral agrícola en los países en desarrollo, hasta un 50 por ciento en el África subsahariana.
  • Las mujeres agricultoras son menos productivas que los hombres porque les resulta más difícil obtener tierras, herramientas, créditos y capacitación.
  • Si las mujeres tuvieran el mismo acceso que los hombres a estos recursos, podrían aumentar el rendimiento agrícola entre un 20 y un 30 por ciento.
  • El aumento en la producción agrícola podría reducir el hambre de hasta 150 millones de personas en el mundo.

Al facultar a las mujeres rurales mediante el acceso al crédito, a los medios para transportar cultivos al mercado y, fundamentalmente, al derecho básico de tomar decisiones sobre el uso de sus tierras y recursos, las ayudamos a alimentar al mundo y a impulsar importantes avances sociales.

Las mujeres de Tanzania están comprometidas y son facultadas en el sector agrícola del país. (Paul Weisenfeld/USAID)

A través de su iniciativa Alimentar el Futuro y de otros programas, Estados Unidos trabaja para mejorar la agricultura de 19 países que integran la iniciativa en América Central, África y el sur de Asia. Empoderar a las mujeres agricultoras es una estrategia exitosa. ¿Y los resultados?

  • En Tanzania, un mejor sistema de riego aumenta el rendimiento de los cultivos y un mejor acceso a los mercados trae mayores ingresos agrícolas. Todavía hay temas pendientes: aumentar el valor nutritivo de los cultivos y mejorar su transformación y almacenaje.
Una agricultora ghanesa camina en su campo de soja. (Elisa Walton/USAID)
  • En Ghana, los expertos ayudan a los agricultores de arroz, maíz y soja a introducir variedades de semillas más resistentes, a obtener más crédito y a crear mejores conexiones entre los agricultores y los mercados.
Una trabajadora clasifica garbanzos en una planta de procesamiento agrícola en Adama, Etiopía. (David Kahrman/USAID Etiopía)
  • Con la ayuda de Estados Unidos, una empresa de procesamiento de alimentos en Etiopía abrió una nueva planta de transformación y limpieza de garbanzos (en inglés). A medida que mejoran los estándares de procesamiento, los agricultores de garbanzos en Etiopía obtendrán mejores precios por sus cultivos.

Cuando las mujeres agricultoras prosperan, sus hijos están mejor alimentados y es más probable que asistan a la escuela y se superen. Los niños tienen un mejor futuro, así como sus familias y sus países.

Lee más acerca de cómo mejorar las oportunidades de las mujeres en el mundo en desarrollo. Sigue la etiqueta #FeedtheFuture (en inglés, Alimentar el Futuro) para ver cómo incluso las inversiones más modestas producen grandes resultados.