Ayudar a las mujeres a encontrar noticias que no se ven en ningún otro lado

Madres recientes en la República Democrática del Congo son mantenidas en el hospital hasta que puedan pagar sus cuentas. Choques entre los activistas a favor de los derechos de los animales y quienes practican deportes tradicionales con animales en la India. Probablemente uno nunca leerá relatos sobre estos temas en la principal prensa internacional, a pesar de su importancia para las comunidades afectadas.

El Instituto de Prensa Global, establecido en 2006 por la corresponsal extranjera Cristi Hegranes, trabaja para cambiar esto. En busca de un modelo de información basado en las comunidades locales de los países en vías de desarrollo, el instituto entrena a mujeres de todo el mundo a trabajar como periodistas.

Dos mujeres preparan equipos para hacer un reportaje (© Mansi Midha para Prensa Global)
Reporteras de “Global Press Journal” en Srinagar, Jammu y Cachemira, preparan las cámaras (© Mansi Midha para Prensa Global)

 

Cuando Hegranes era corresponsal extranjera en Nepal, a principios de la década de 2000, pudo observar dos cosas sobre la cobertura informativa de los países en desarrollo por parte de la prensa internacional: los corresponsales solían ser hombres de países occidentales y sus relatos se enfocaban en la guerra, la pobreza, el desastre y las enfermedades. Esos elementos, dijo Hegranes son “definitivamente una realidad en todos los lugares donde trabajamos, pero no son el relato completo”.

Al decidir dónde enfocar su energía Prensa Global busca lugares carentes de una prensa local saludable y que padezcan de lo que Hegranes denomina “cobertura de una sola nota”. El programa del grupo es muy selectivo; Hegranes dice que Prensa Global recibe cientos de solicitudes para los entre cuatro y diez puestos disponibles para capacitación en cada comunidad. Pocas de las mujeres aceptadas en el programa tienen experiencia en el periodismo. El entrenamiento dura entre seis meses y un año y entrena a las participantes en los principios básicos del periodismo como el desarrollo de los ángulos de una crónica, técnicas para hacer entrevistas, fotoperiodismo y redacción.

El instituto contrata a toda mujer que complete su programa de capacitación. “Todas ellas están ganando buenos salarios para vivir y todos nuestros reporteros a tiempo completo o parcial tienen beneficios de salud”.

Las reporteras entrenadas en el programa publican su trabajo en la revista electrónica Global Press Journal. (Ver columna al margen).

Dos mujeres de pie junto a dos personas con una computadora portátil (© Cristi Hegranes para Prensa Global)
Los reporteros de “Global Press Journal” en la República Democrática del Congo investigan datos (© Cristi Hegranes para Prensa Global)

 

En sus primeros diez años el Instituto de Prensa Global ha dependido del apoyo filantrópico, especialmente de la Fundación MacArthur, una fundación de Estados Unidos que apoya a organismos sin fines de lucro en más de 50 países. Pero a partir de 2015, cuando inauguró el Servicio Informativo de Prensa Global, ha logrado ganancias al trabajar con periódicos asociados en todo el mundo ofreciendo sus crónicas ya sea individualmente o por medio de un servicio de suscripción.

“Creemos que hay personas en todo el mundo que han nacido para ser periodistas, pero que carecen de oportunidades por su género o por su situación socio económica”, dijo Hegranes. «Nuestro programa trata de encontrar a esas mujeres y darles lo que esperamos sea la oportunidad de su vida”.

Crónicas de reporteras de “Global Press

NOTA: Todos los enlaces en inglés