Beijing difunde desinformación creada por el Kremlin sobre Ucrania

Vladimir Putin y Xi Jinping parados ante banderas rusa y china, mirándose uno a otro (© Alexei Druzhinin/Sputnik/Kremlin/AP Images)
El presidente de la República Popular China Xi Jinping (dcha.), recibió al presidente ruso Vladimir Putin en Beijing el 4 de febrero, cuando Rusia preparaba la invasión de Ucrania del 24 de febrero. (© Alexei Druzhinin/Sputnik/Kremlin/AP Images)

La República Popular China (RPC) dice ser neutral en la guerra de Rusia contra Ucrania. Sin embargo, según el Centro del Departamento de Estado para la Participación Global (GEC), los funcionarios de la RPC y del Partido Comunista Chino (PCC) y los medios de comunicación estatales repiten la desinformación del Kremlin (en inglés) sobre la guerra del presidente ruso Vladimir Putin contra Ucrania y las atrocidades cometidas por las fuerzas rusas.

El 4 de febrero, 20 días antes de que comenzara la guerra de Putin, el presidente de la RPC, Xi Jinping, y Putin declararon que la amistad entre sus países “no tiene límites”, incluso cuando el ejército ruso estaba acumulando más de 100.000 soldados a lo largo de la frontera de Ucrania.

Tras el ataque ruso del 24 de febrero, la RPC hizo eco de la descripción engañosa del Kremlin de su injusta guerra contra Ucrania como “una operación militar especial”, según Reporteros sin Fronteras, un grupo de defensa de la libertad de prensa con sede en Francia.

“La desinformación rusa sobre Ucrania ha alcanzado ya cotas intolerables y lo último que necesita el mundo es la amplificación de esas mentiras a través del aparato propagandístico de China”, declaró Cédric Alviani, de Reporteros sin Fronteras. Añadió que el público debe “hacer caso omiso de los informes de los medios de comunicación controlados por regímenes autoritarios”.

Bret Schafer, de la Alianza para la Democracia del Fondo “German Marshall”, declaró al diario The Washington Post que la amplificación de la propaganda del Kremlin por parte de la RPC (en inglés) permite de hecho al gobierno ruso eludir los límites impuestos por las empresas tecnológicas a los medios de comunicación controlados por el Kremlin (en inglés) en respuesta a la agresión rusa.

Negar las atrocidades

Poco después de la invasión total de Ucrania por parte de Rusia, Liu Xiaoming, un funcionario de la RPC y exembajador ante el Reino Unido, tuiteó de forma poco sincera (en inglés) que la RPC apoya la “soberanía e integridad territorial de todos los países”.

Sin embargo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de la RPC siguió haciendo eco de los esfuerzos del Kremlin por desviar la culpa de la guerra de Putin contra la soberana Ucrania. “La OTAN debería reflexionar sobre el papel que ha desempeñado en la cuestión de la seguridad europea y la crisis de Ucrania”, dijo el ministerio en un tuit del 1 de abril (en inglés).

Un hombre camina por una terraza, al fondo en la distancia se ve un rascacielos con forma de onda (© Mark Schiefelbein/AP Images)
CGTN, la sección internacional de la cadena de televisión estatal de la República Popular China CCTV, que tiene su sede en el edificio de la derecha, amplifica la desinformación del Kremlin sobre Ucrania. (© Mark Schiefelbein/AP Images)

La retirada de las fuerzas rusas del área de Bucha en Kiev a finales de marzo, dejó al descubierto cientos de cadáveres que yacían en las calles y en fosas comunes. La RPC y su medio de comunicación estatal CGTN tuiteó (en inglés) la falsa afirmación del Kremlin (en inglés) de que los cuerpos “habían sido “ordenados” por Estados Unidos como parte de un complot para culpar a Rusia”.

CGTN también amplificó la teoría conspirativa del Kremlin de que las fuerzas de Ucrania, y no las de Rusia, bombardearon una estación de tren de Kramatorsk el 8 de abril, matando a más de 50 personas, incluidos cinco niños. Los observadores independientes no han encontrado evidencia que apoye la falsa información de la RPC (en inglés).

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de la RPC, Zhao Lijian, repitió la falsa afirmación, desmentida por investigadores independientes (en inglés), de que Estados Unidos mantiene laboratorios de armas biológicas en Ucrania. Fue parte de una campaña de desinformación (en inglés) dirigida a públicos de todo el mundo en múltiples idiomas.

Los funcionarios de la RPC utilizan Twitter para difundir desinformación en el extranjero, incluso cuando bloquean el acceso a esa plataforma a los habitantes de su propio país.

Sin embargo, no está claro quién escucha esta desinformación. Maria Repnikova, profesora de comunicación global experta en medios de comunicación de la RPC en la Universidad Estatal de Georgia, dijo en una sesión informativa del Departamento de Estado que muchas personas del Sur y Occidente mundiales no confían en los diplomáticos de la RPC ni en los medios de comunicación estatales (en inglés).

“Soy un poco escéptica”, dijo, “sobre la eficacia de esta desinformación, o sobre la eficacia de este tipo de canalización de las voces rusas a la hora de formar la opinión pública a nivel mundial”.