Barco pasa navegando por la Estatua de la Libertad (© Mike Segar/Reuters)
La Estatua de la Libertad recibe al USNS Comfort a su entrada en la bahía de Nueva York el 30 de marzo. (© Mike Segar/Reuters)

Estados Unidos está satisfaciendo las crecientes necesidades médicas de sus ciudadanos de una manera única. Dos buques hospital de la Armada de Estados Unidos, el USNS Mercy y el USNS Comfort, están recibiendo pacientes civiles mientras están atracados en los puertos de Los Ángeles y Nueva York.

Esta ampliación de la capacidad hospitalaria es parte de la “estrategia integral de Estados Unidos” para luchar contra el brote de coronavirus (COVID-19).

«Estamos reuniendo todo el poder de la nación estadounidense: económico, científico, médico y militar; para vencer al virus», dijo el presidente Trump al enviar a mar al USNS Comfort el 28 de marzo.

Donald Trump habla desde un atril y tras él un barco anclado (© Patrick Semansky/AP Images)
El presidente Trump en Norfolk (Virginia) antes de enviar el buque hospital de la Armada de Estados Unidos USNS Comfort completamente equipado a Nueva York. El secretario de Defensa Mark Esper a la derecha. (© Patrick Semansky/AP Images)

Cada nave está equipada con 1.000 camas de hospital, una dotación completa de personal médico, quirófanos, equipos avanzados y suministros médicos. Más de 180 profesionales médicos de la Reserva Naval se han ofrecido como voluntarios para servir a sus conciudadanos necesitados.

Estados Unidos ha desplegado anteriormente los buques hospital para ayudar a los civiles extranjeros tanto en casos de desastre como de ayuda humanitaria. Por ejemplo, el USNS Mercy atendió a las víctimas del tsunami de 2004 en el sudeste asiático, y el USNS Comfort ayudó a los haitianos después del terremoto de 2010 en ese país.

Barco en un puerto al amanecer (© APU GOMES/AFP/Getty Images)
El buque hospital de la Armada de Estados Unidos USNS Mercy, anclado en Los Ángeles (California), con una capacidad de hasta 1.200 personal médico (© APU GOMES/AFP/Getty Images)

Trump desplegó los barcos hospital a California y Nueva York porque estos estados de Estados Unidos enfrentan brotes de COVID-19 que están entre los más grandes de Estados Unidos y los hospitales locales están preocupados por verse abrumados.

«No nos detendremos ante nada para proteger… la salud de la gente de nuestro país en su hora de necesidad», dijo Trump.

El USNS Mercy está atracado en Los Ángeles y el USNS Comfort en la ciudad de Nueva York. Cada barco aliviará la presión sobre los hospitales locales al recibir pacientes que no tengan COVID-19.

«Todo estadounidense debería estar orgulloso del increíble espíritu que nuestro país ha aportado a este esfuerzo» contra el coronavirus, dijo Trump el 26 de marzo. «Ciudadanos de todos los grupos se han unido para cambiar el rumbo de esta batalla».