Candidatos independientes o de un tercer partido tienen un papel en las elecciones de EE. UU.

Hombre parado hablando flanqueado por dos hombres sentados al fondo (© Bob Child/AP Images)
Joe Lieberman, que se presentó como candidato independiente, hablando en 2006 en Connecticut, en un debate con el candidato del partido Demócrata Ned Lamont (izda.) y el republicano Alan Schlesinger. (© Bob Child/AP Images)

Puede que no tengan el atractivo y el dinero, es decir, las donaciones de campaña, de los republicanos y demócratas, pero cada cuatro años, independientes y candidatos de otros partidos se presentan a la presidencia. Aunque menos notorios, siguen siendo una parte importante del sistema político estadounidense.

El exsenador Joseph Lieberman conoce de primera mano tanto los desafíos que enfrentan los independientes como el impacto que tienen.

En 2000, Lieberman, mientras era senador demócrata, se presentó a la vicepresidencia con Al Gore. Perdieron, y algunos analistas atribuyen la derrota al efecto “arruinador” del candidato del Partido Verde, Ralph Nader. ¿Lieberman siente alguna animosidad persistente hacia Nader? “Claro, pero no mucha”, dice Lieberman, que ahora trabaja en un bufete de abogados de Nueva York. “Tenía derecho a presentarse”.

Curiosamente, sólo unos años después de la pérdida de la vicepresidencia, en 2006, Lieberman perdió una primaria demócrata para su escaño en el Senado, se presentó como independiente y ganó en las elecciones generales. (Se desempeñó como senador hasta 2013).

Dejar su marca

Los votantes rara vez eligen candidatos independientes y de terceros partidos, pero estos candidatos dejan su huella al añadir sus ideas a la agenda.

«El papel más importante de los terceros partidos es traer nuevas ideas e instituciones a la política. Son innovadores”, dice Allan Lichtman, profesor de historia de la universidad American University en Washington.

El Partido Antimasónico en la década de 1830, por ejemplo, tuvo la idea de celebrar convenciones de nominación, que los principales partidos tienen ahora. El Partido del Suelo Libre creó impulso contra la esclavitud en 1848. El Partido Socialista promovió la seguridad social y los derechos laborales, ideas que fueron retomadas por el presidente demócrata Franklin Delano Roosevelt. Los libertarios promovieron las ideas de privatización que el Partido Republicano adoptó en la década de 1970, comenta Lichtman.

Ross Perot rodeado de periodistas y riendo (© Richard Drew/AP Images)
El multimillonario de Texas Ross Perot ríe mientras periodistas le preguntan por sus planes para presentarse a las elecciones presidenciales de 1992. (© Richard Drew/AP Images)

Los politólogos dan crédito a la candidatura presidencial de Ross Perot de 1992 por impulsar el tema del equilibrio del presupuesto federal. El multimillonario Perot hizo uso de la sencillez de Texas al enfocar el tema del presupuesto y ganó casi el 19 por ciento de los votos.

Lara Brown, directora de la Escuela de Posgrado de Gestión Política de la Universidad de George Washington en Washington D.C., dice que Perot es un buen ejemplo de cómo un candidato independiente o de un tercer partido puede tener un gran impacto en una elección, pero en la siguiente ver que sus ideas son adoptadas por los principales partidos. Los independientes “son como las abejas: pican una vez y luego mueren”, dice.

Algunos candidatos de terceros partidos son los nominados de partidos como los Libertarios, el Partido Verde y el Partido de la Constitución que han conseguido suficiente apoyo para aparecer en las papeletas de votación en todo el país. Otros son personas como Perot que se inscriben en las urnas por derecho propio con personalidades carismáticas.

Estar en la papeleta

El proceso para aparecer en la boleta presidencial varía según el estado y depende de si un candidato es el nominado de un partido con suficiente historial de apoyo como para estar en la papeleta. Para los independientes como Perot, el proceso implica la recolección de millones de firmas.

Ross Perot tras tres cajas con su nombre (© Rob Carr/AP Images)
Ross Perot muestra el arduo trabajo de su campaña: cajas con 40.000 firmas que hacen que cualifique para presentarse en las elecciones primarias de Kentucky en 1992. (© Rob Carr/AP Images)

Es difícil. Las leyes estatales adoptadas por uno o ambos partidos principales controlan el proceso. “Y no quieren que sea fácil”, dijo Lieberman, refiriéndose a los dos partidos principales.

Del mismo modo, obtener un lugar en los debates presidenciales, una importante forma de llegar a los votantes, es un obstáculo. Los candidatos tienen que ganar un 15 por ciento de apoyo en las encuestas para participar. El papel de Perot en los debates de 1992 fue la última instancia de un extraño que se unió a estos.

“Es un círculo vicioso”, dijo Brown. “Como no les va bien en las encuestas, no tienen acceso al debate, por lo que tienen problemas para atraer apoyo”.

¿Pueden ganar?

Si entran en las boletas, los candidatos independientes y de terceros partidos tienen dificultades para ganar. Incluso Perot, que ganó el 19 por ciento del voto popular, no ganó ni un solo voto en el colegio electoral. Después de que los estadounidenses votan en noviembre, los resultados se utilizan para asignar apoyo en el colegio electoral, que elige formalmente al nuevo presidente. (La mayoría de los estados utilizan una fórmula de «todo para el ganador» en sus votos del colegio electoral, por lo que un candidato sólo obtiene votos electorales cuando gana el estado).

Aun así, los candidatos independientes y de terceros son “la punta de lanza del cambio en Estados Unidos”, dice Lichtman. No se van con las manos vacías cuando sus ideas son recogidas por el ganador. “Tenemos lo mejor de ambos mundos: un sistema bipartidista estable, pero los terceros partidos y los candidatos independientes inyectan vida a ese sistema”.