Capacitación en epidemiología ayuda a contener el brote de nipah

A las 12 horas de haber sido informado sobre casos de una fiebre desconocida y síntomas similares a los de la encefalitis en el estado de Kerala al sur de la India, científicos en el Instituto Nacional de Virología de la India confirmaron que el virus del Nipah era el patógeno responsable. La primera vez que no hay necesidad de enviar una muestra fuera de la India.

Los Centros de Estados Unidos para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC), por medio de una alianza de la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial, capacitaron a científicos de la India en agosto de 2017. Esto ayudó a preparar a los científicos para diagnosticar rápidamente el Nipah, un virus que no tiene cura ni vacuna y con una tasa de mortalidad típica de entre un 40 y un 70 por ciento.

«Esta detección temprana, con un tiempo de respuesta de sólo 12 horas, permitió a los gobiernos estatales y central responder al nipah más rápidamente que en brotes anteriores, lo que probablemente limitó la gravedad del brote y potencialmente redujo los costos en términos de pérdida de vidas y comercio», indicó Preetha Rajaraman, agregada de salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos en la India. Los funcionarios de salud del estado de Kerala fueron aplaudidos por su oportuna acción en coordinación con las instituciones nacionales para identificar y contener el virus. Durante el brote, se confirmaron 19 casos de nipah en Kerala, que resultaron en 17 muertes.

Gráfica muestra las vías de contagio del virus del Nipah (J. Maruszewski/Depto. de Estado)
(J. Maruszewski/ Depto. de Estado)

Una alianza global

El brote del Nipah es un ejemplo de las diversas enfermedades infecciosas que amenazan cada año al segundo país más poblado del mundo.

Para contrarrestar estas amenazas, Estados Unidos ha trabajado estrechamente con la India, especialmente a través de la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial, para fortalecer la prevención, detección y respuesta ante epidemias. A mediados de 2018, más de 25.000 ciudadanos indios habían sido capacitados por medio de la alianza en las áreas de bioseguridad, procesos de laboratorio húmedo y microbiología general.

La Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial es un esfuerzo multilateral iniciado en 2014. La alianza se ha ampliado a más de 64 países y organizaciones internacionales que trabajan juntos para fortalecer la preparación ante enfermedades infecciosas y dar prioridad a la seguridad mundial en materia de salud. Estados Unidos es miembro y ha invertido mil millones de dólares para desarrollar la capacidad de prevenir, detectar y responder a los brotes de enfermedades.

En la India, la asistencia en el marco de la asociación se centra en cuatro funciones de salud pública:

  • Aumento de la vigilancia en tiempo real de los riesgos para la salud pública.
  • Mejora de los sistemas de laboratorio.
  • Capacitación de más trabajadores del sector de la salud en habilidades epidemiológicas.
  • Establecimiento de más operaciones de emergencia y centros estratégicos de salud con equipos de respuesta rápida.

Estados Unidos, por medio de los CDC y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), ha concedido a la India aproximadamente 40 millones de dólares para ampliar las iniciativas de la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial.

Personas con mascarillas médicas rodean un pozo en la tierra (© AFP/Getty Images)
Funcionarios inspeccionan un pozo para capturar murciélagos en Kerala. (© AFP/Getty Images)

Desarrollo de una vacuna

Para ayudar a combatir amenazas futuras, la Coalición para la Innovación en la Preparación ante Epidemias (Coalition for Epidemic Preparedness Innovations) otorgó a dos compañías farmacéuticas con sede en Estados Unidos: Profectus BioSciences y Emergent BioSolutions; una subvención de 25 millones de dólares para aplicar su experiencia y tecnologías innovadoras en el desarrollo de una vacuna contra el Nipah.

Profectus y Emergent indicaron en una declaración conjunta que la coalición estaba anticipando futuras epidemias y planificando para que la vacuna estuviera lista para estudios durante un brote. Esto «permite a las compañías como las nuestras, que tienen productos candidatos prometedores de vacunas que ya están en desarrollo, acelerar sus pruebas clínicas y su aprobación», declararon las compañías. Señalaron que los brotes de enfermedades infecciosas se estaban convirtiendo en una preocupación mundial.

Las dos empresas informan que actualmente existe una vacuna animal con eficacia demostrada. Están trabajando juntos para expandir esa vacuna al uso humano y calculan que las pruebas clínicas comenzarán en 2019.