El Cuatro de Julio se celebra el Día de la Independencia en Estados Unidos desde que los padres fundadores del país firmaron la Declaración de Independencia el Cuatro de Julio de 1776. Para conmemorar la ocasión, los estadounidenses festejan con desfiles, fuegos artificiales, conciertos y otras actividades festivas.

(Depto. de Estado)

Para los estadounidenses el Día de la Independencia es el momento de celebrar la historia de Estados Unidos. Ningún desfile estaría completo sin una banda con flautas y tambores y trajes de la época.

(Depto. de Estado/Tim Brown)

La cultura moderna también tiene su lugar. Aquí, miembros del equipo de baile de una banda de música practican antes del comienzo de un desfile en Washington.

(Depto. de Estado/Tim Brown)

La gente vestida como el “Tío Sam”, una figura folclórica que personifica a Estados Unidos, es común en las celebraciones del 4 de Julio. La primera ilustración de ésta figura apareció alrededor de 1850, pero el término de “Tío Sam” data de la época de la Guerra de 1812.

(Carol M. Highsmith)

El largo fin de semana por el Día de la Independencia, y el resto del verano, es aprovechado por la gente para tomar baños de sol en las playas de Estados Unidos como en la de Orange Beach, Alabama, en el Golfo de México.

(La Casa Blanca)
(La Casa Blanca)

La realización de conmemoraciones públicas para el Día de la Independencia (en inglés) es una tradición en la Casa Blanca desde 1801. El presidente Obama mantiene la tradición invitando a miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos y sus famlias, para pasar un día de recreación, comida y música.

(Depto. de Estado)

Las festividades del Cuatro de Julio casi siempre culminan con una exhibición de fuegos artificiales. La gente en todo el país, como estas personas congregadas en el Paseo Nacional en Washington, espera pacientemente la puesta del sol para gozar del espectáculo.

(La Casa Blanca)

¡Incluso la primera familia no puede resistir el gran final! El presidente Obama, la primera dama Michelle Obama y su hija Malia (centro) miran los fuegos artificiales del Cuatro de Julio desde el tejado de la Casa Blanca.