Yalqun Rozi dedicó su vida a la literatura y la educación uigur. Como autor, conferenciante y académico, Yalqun editó y compiló más de cien libros de texto sobre la cultura uigur. Fue uno de los principales intelectuales públicos uigures que se aseguraba de que su cultura y sus tradiciones se preservaran y continuaran a través de las generaciones.

En octubre de 2016, desapareció. “No conocemos su estado actual. No sabemos dónde está”, dijo Kamaltürk Yalqun, su hijo.

Funcionarios chinos confirmaron en 2018 que Yalqun Rozi había sido encarcelado por “incitar a la subversión contra el poder del Estado”. Su hijo dice que fue por apoyar la cultura uigur.

Hombre frente a un cartel colocado en un caballete (Depto. de Estado/Linda D. Epstein)
Kamaltürk Yalqun de pie junto a un cartel en el que aparece su padre, Yalqun Rozi. Yalqun, que es uigur, está encarcelado por el gobierno chino. (Depto. de Estado/Linda D. Epstein)

Su padre editó libros de texto uigures de humanidades, publicó artículos sobre la cultura uigur y ayudó a desarrollar el plan de estudios uigur para las escuelas. Trabajar en libros de texto uigures fue utilizado como “evidencia de problemas ideológicos” en 2016 cuando Chen Quanguo fue nombrado secretario del partido comunista de la Región Autónoma Uigur de Sinkiang, dijo Kamaltürk. “Mi padre, junto con toda la compañía de compilación de libros de texto, fue arrestado”.

“No sabíamos dónde lo llevaron porque fue arrestado sin cargos”, dijo. Kamaltürk estuvo en Washington para asistir a la exhibición “Exposición de los campos de concentración de China” en el Club Nacional de Prensa, para ayudar a crear conciencia sobre la situación en Sinkiang y contar la historia de su padre.

Una campaña en curso para suprimir la cultura

Como parte de su continua represión de las minorías étnicas, el gobierno chino ha encarcelado a más de un millón de uigures, kazajos y otras minorías religiosas musulmanas.

En respuesta a las críticas mundiales, el gobierno chino ha afirmado que los campamentos son escuelas de formación profesional, necesarias para educar a los residentes de Sinkiang en la lengua y las leyes chinas para prevenir y combatir la propagación del terrorismo y el extremismo religioso.

Edificio con torre de guardia y valla con alambre de espino (© Ng Han Gua/AP Images)
Una torre de guardia y una valla con alambre de espino rodea un campo de concentración en la provincia china de Sinkiang. (© Ng Han Guan/AP Images)

Pero el arresto de Yalqun y de cientos, si no miles, de intelectuales como él, demuestra que el gobierno no está preocupado por el empleo, sino más bien por la eliminación de la etnia. Esta erradicación cultural puede verse en la reciente prohibición del idioma uigur en las escuelas (en inglés), la memorización obligatoria de los eslóganes del Partido comunista chino por parte de los presos uigures y la adopción forzada de prácticas dietéticas y religiosas chinas.

Kamaltürk dijo que él y otros están tratando de crear presión exterior sobre China “para que se acaben estos campos de concentración”.

“Que acaben los campos de concentración [de China] y las detenciones arbitrarias es lo más importante”, dijo.

Documentos internos del gobierno chino respaldan la opinión de Kamaltürk. Los documentos oficiales, examinados por AFP (en inglés), dicen que el propósito de los campos es “romper su linaje, romper sus raíces, romper sus conexiones y romper sus orígenes”.

El gobierno chino está “tratando de eliminar nuestra cultura y que nos asimilemos”, dijo Kamaltürk. “Sólo tratan de aterrorizar a los uigures, creando traumas psicológicos para romper su fuerza de voluntad”.