Científicos pasaron un año “en Marte”. ¿Qué aprendieron?

Seis científicos internacionales que pasaron un año en casi total aislamiento para simular la vida en Marte salieron de su bóveda en Hawái el 28 de agosto entusiasmados acerca del futuro de la exploración humana del espacio.

“Una misión a Marte en el futuro cercano es algo realista”, afirmó Cyprien Verseux, un miembro del equipo de Francia. “Creo que se pueden superar los obstáculos técnicos y psicológicos”.

Durante el último año, el grupo que se encontraba en la bóveda del volcán Mauna Loa podía salir al exterior únicamente utilizando trajes espaciales.

Los astronautas del programa financiado por la NASA, conocido como Analogía y Simulación de Exploración Espacial en Hawái (Hawaii Space Exploration Analog and Simulation, HI-SEAS), tuvieron que administrar recursos limitados en su hábitat mientras llevaban a cabo una investigación e intentaban evitar conflictos personales.

Tuit:
Nadia Drake ‪@nadiamdrake (en inglés)
¡Bienvenidos de regreso a la Tierra! ‪@HI_SEAS (en inglés)
3:04 horas – 28 de agosto de 2016

Christiane Heinicke, una alemana miembro del equipo, manifestó que los científicos pudieron encontrar su propia agua en un clima seco.

“Mostramos que funciona, realmente puedes sacar agua del suelo que aparentemente está seco. Funcionaría en Marte, lo que significa que se podría obtener agua en aquel planeta gracias a este pequeño invernadero”, explicó.

Tristan Bassingthwaighte, un aspirante a doctor en arquitectura de la Universidad de Hawái, trabajó como arquitecto del equipo.

Además de este experimento en Hawái, la NASA se ha estado preparando para viajes espaciales de larga duración estudiando la salud humana en misiones espaciales largas, desarrollando robots y cohetes y cultivando las posibles primeras papas espaciales.

Kim Binsted, investigadora principal de Analogía y Simulación de Exploración Espacial en Hawái, indicó que los investigadores están ansiosos por meterse en el océano y comer productos frescos y otros alimentos que no estaban disponibles en la bóveda.

La NASA financió la realización del estudio a través de la Universidad de Hawái. La simulación fue la segunda más larga de su tipo después de una misión en Rusia que duró 520 días, comentó Binsted.

Este artículo está basado en una crónica de Prensa Asociada