Colegas de EE. UU. y Francia trabajan juntos en el coronavirus

Dos científicos que se conocieron a través del programa de intercambio internacional J. William Fulbright forman parte de una cacería mundial para encontrar fármacos existentes que puedan usarse para tratar el virus COVID-19.

En su calidad de Presidente Distinguido de la Comisión Fulbright-Tocqueville de Estados Unidos y Francia en la primavera de 2015, Benjamin R. tenOever trabajó por primera vez con el laboratorio de Marco Vignuzzi en el Instituto Pasteur de París, al tiempo que enseñaba la historia completa de la virología en la École normale supérieure, una institución de enseñanza superior, también en París.

El Programa Fulbright es el programa de intercambio educativo internacional más importante del Gobierno de Estados Unidos para aumentar la comprensión mutua entre el pueblo de Estados Unidos y los pueblos de otros países.

Cuando tenOever regresó a Estados Unidos, él y Vignuzzi crearon la Unidad Internacional Conjunta Pasteur-Mount Sinai entre sus dos instituciones, la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Monte Sinaí en Nueva York y el Instituto Pasteur.

Desde entonces, los dos laboratorios han trabajado juntos en el virus zika, el virus del chikungunya y la gripe, aprendiendo de las investigaciones mutuas y trabajando conjuntamente para encontrar tratamientos.

Ahora, mientras que otros científicos trabajan para desarrollar una vacuna contra COVID-19, su unidad está colaborando con el Grupo de Investigación del Coronavirus del Instituto de Biociencias Cuantitativas de la Universidad de California en San Francisco, el laboratorio Olivier Schwartz del Instituto Pasteur y otros laboratorios nacionales e internacionales para encontrar medicamentos preexistentes, aprobados por la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA), que traten los síntomas de COVID-19.

Foto de la izquierda: Tres hombres en batas de laboratorio. Foto de la derecha: Hombre en bata de laboratorio sosteniendo y mirando un objeto (Fotos cedidas)
Foto de la izquierda: Marco Vignuzzi, becario postdoctoral (centro); Ferdinand Roesch (con gafas); y el técnico de investigación Thomas Vallet. Foto de la derecha: Benjamin tenOever (Fotos cedidas)

«Todos trabajamos en equipo para tratar de encontrar una solución a este problema», dijo TenOever. «Es realmente asombroso la comunidad mundial que se ha formado debido a esta crisis».

Ambos laboratorios obtuvieron muestras del virus de sus respectivos gobiernos. Estudiaron cómo el virus infectó las células y, a su vez, cómo las células respondieron a la infección. Con este conocimiento, están probando drogas aprobadas por la FDA para encontrar cuáles suprimen los síntomas de COVID-19 y cuáles no tienen efecto.

«Cada uno de nuestros laboratorios tiene una experiencia que se complementa con la de los demás», dijo Vignuzzi, señalando que «compartir la investigación acelera el descubrimiento».

Hay miles de fármacos para probar, lo que requiere todos los esfuerzos a la vez en los laboratorios de todo el mundo. Algunas pruebas tardan hasta 12 horas en producir resultados, por lo que unos laboratorios pueden realizar pruebas en ciertas partes del mundo mientras que otros comienzan a realizar otra prueba en otros lugares.

«Somos un equipo y lo estamos haciendo todo juntos», dijo TenOever.

Vignuzzi dijo que la naturaleza internacional de esta investigación «nos recuerda que a pesar de todo, somos un mundo». En momentos como esta pandemia, la gente necesita oír esto».

El premio Fulbright-Tocqueville a la Cátedra Distinguida que hizo posible su trabajo con Vignuzzi «realmente mejoró nuestra capacidad de comprender mejor la dinámica del virus en lo que respecta a la forma en que interactúan con el portador”, dijo tenOever. «Estaba tan claro que trabajábamos bien juntos y fue una gran fusión de la ciencia estadounidense y francesa».