Cómo cualquier persona puede solicitar documentación del gobierno

Cajones de un archivo repleto con carpetas que contienen papeles (© Shutterstock)
(© Shutterstock)

¿Quiere saber cuántas multas emitió la policía a automovilistas por escribir mensajes de texto mientras conducían?

O tal vez sea usted un periodista que trata de entender por qué un antiguo funcionario gubernamental se jubiló repentinamente.

En Estados Unidos cualquier persona puede utilizar la Ley de Libertad de Información (Freedom of Information Act, FOIA) para solicitar registros públicos del gobierno, ya sean mensajes de correo electrónico, mensajes digitales, informes policiales, informes de gastos u otros documentos gubernamentales.

La ley, que fue promulgada en 1967, obliga a las agencias gubernamentales federales, estatales y locales a entregar la información solicitada a menos que esté bajo excepciones específicas, como privacidad personal o seguridad nacional.

La ley FOIA impulsó una nueva era en la transparencia gubernamental. Antes de esta ley no existía un proceso formal para solicitar documentación. Las agencias gubernamentales cooperaban según la Ley de Procedimiento Administrativo de 1946 (en inglés), explica Mark S. Zaid, abogado especializado en FOIA desde hace mucho tiempo.

“La base de FOIA es enteramente saber lo que hace el gobierno”, dice Zaid. “La mejor manera para que un gobierno opere es la transparencia. Y el público puede tomar decisiones informadas sobre a quién queremos en un cargo electo y cuáles son las políticas que queremos que el gobierno desarrolle, si  sabemos lo que ocurre tras bambalinas”.

Según los reglamentos de la Ley FOIA, se envía una solicitud por escrito a la agencia que tiene la información relevante. Los requisitos para la respuesta varían entre estados y ciudades.

El gobierno federal está obligado a responder en un plazo de 20 días hábiles a menos que se presenten circunstancias inusuales. En general el tiempo empieza a contar una vez que la agencia gubernamental responsable reciba la solicitud.

Si el gobierno, ya sea federal, estatal o municipal, emite una negativa, el solicitante tiene el derecho a apelar esa decisión ante un juzgado.

De acuerdo con el Departamento de Justicia en 2019 el gobierno federal recibió 858.952 solicitudes de FOIA, poco menos de las 863.729 que recibió el año previo.

Gráfico que muestra solicitudes de FOIA recibidas entre 2007 y 2019 (Depto. de Estado/S. Gemeny Wilkinson)Gráfico que muestra las agencias del gobierno federal que reciben más solicitudes de FOIA (Depto. de Estado/S. Gemeny Wilkinson)

 

Aunque la ley fue establecida más bien teniendo en cuenta a la prensa, cualquier ciudadano puede utilizarla. Un análisis de 2017 de la aplicación de FOIA para crear mapas de datos (en inglés) reveló en una muestra del universo de ese año, que empresas, incluidos bufetes de abogados, presentaron la mayoría de las solicitudes. (En el estudio se analizaron 229.000 solicitudes presentadas ante 85 agencias del gobierno federal.)

Gráfico que muestra de donde provienen la mayor parte de las solicitudes de FOIA a las agencias federales (Depto. de Estado/S. Gemeny Wilkinson)Gráfico que muestra a dónde las empresas envían sus solicitudes de FOIA (Depto. de Estado/S. Gemeny Wilkinson)

La Comisión de Valores y Cambio de Estados Unidos (SEC) recibió la mayoría de las solicitudes por parte de empresas, seguida por el Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos.

¿A qué se debe que las empresas quieran saber qué es lo que hace el gobierno? Es posible que se trate de asuntos de mercado, explica Zaid. En especial las grandes compañías quieren saber todo lo que puedan sobre sus competidores.