Cómo un juguete se convirtió en un milagro médico

Parece una peonza de papel, pero este simple dispositivo de 20 centavos podría cambiar la medicina.

Un investigador de la Universidad de Stanford en California ha desarrollado “Paperfuge” un artefacto manual que puede separar el plasma sanguíneo de los glóbulos rojos en 90 segundos. Es tan eficaz como las máquinas centrifugadoras que pueden costar 5000 dólares.

El Paperfuge está basado en un juguete antiguo, una peonza, y consiste en un círculo de papel en una cadena.

Así funciona: Los trabajadores sanitarios cargan pequeños tubos capilares de plástico en el disco circular. Cuando se tira de la cadena, el disco puede alcanzar hasta 125.000 rotaciones por minuto. La fuerza de rotación puede separar la sangre y aislar los indicadores de malaria, tuberculosis, la enfermedad del sueño e incluso VIH.

“Hasta donde yo sé, es el objeto impulsado por energía humana que gira más rápido (en inglés)”, señaló el bioingeniero Manu Prakash (en inglés). Su dispositivo es incluso más rápido que muchas centrifugadoras eléctricas de buena calidad, que alcanzan alrededor de las 16.000 revoluciones por minuto.

Tuit:
WIRED @WIRED
El Paperfuge es un dispositivo económico y simple, hecho de papel, cuerda y plástico. También podría transformar la atención médica. http://bit.ly/2iRxMG2
5:02 horas – 14 de enero de 2017
(Enlaces en inglés)

“Hay más de mil millones de personas alrededor del mundo que no tienen infraestructura, carreteras, ni electricidad”, comentó Prakash. “Me di cuenta de que si queremos resolver un problema crítico como el diagnóstico de la malaria, teníamos que diseñar una centrifugadora de propulsión que funcionara con la fuerza humana que costara menos que una taza de café”.

Al compartir ideas, un colega de Prakash, Saad Bhamla, fue el primero en pensar en las perinolas, al recordar el juguete de su infancia en la India. Cuando probaron los juguetes con cámaras de alta velocidad, sabían que estaban cerca de algo importante.

Manu Prakash sentado (Linda A. Cicero/Stanford News Service)
Manu Prakash (Linda A. Cicero/Stanford News Service)

Prakash y Bhamla recurrieron a estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts y de la Universidad de Stanford en California para que los ayudaran a investigar qué hacía posibles las peonzas.

Descubrieron que el juguete muestra un “superenrollamiento”, por el cual la cadena gira con tanta fuerza que se enrolla sobre sí misma y almacena energía extra. “Hay una hermosa matemática escondida dentro de este objeto”, afirmó Prakash.

Su equipo ya está trabajando con el personal de salud de Madagascar para mejorar esta pieza tecnológica de 20 centavos. Bhamla pensaba que la gente se reiría cuando lo viera por primera vez. Pero una técnica de diagnóstico con mucha experiencia lo convenció de lo contrario (en inglés). “Usted no lo entiende como yo”, recuerda que decía. “He estado buscando algo así durante años”.

El 7 de abril es el Día Mundial de la Salud. Conoce otras nuevas tecnologías y algunos consejos de salud para aspirantes a emprendedores de la salud a nivel mundial (en inglés).