Con libertad y justicia para todos: Avances de los derechos LGBTQI+ en Estados Unidos

Hombre y mujer anciana en una carroza de un desfile (© AP Images)
Un hombre y su madre anciana, sentada con un parasol con un rótulo que dice “Abuela en favor de los gais”, pasan en una carroza ante el lugar del antiguo Stonewall Inn en Nueva York, durante el Desfile Anual de Orgullo Gay y Lesbiano, el 25 de junio de 1989. Veinte años antes, el hotel había sido el lugar de manifestaciones que originaron el movimiento de los derechos LGBTQI+. (© AP Images)

El movimiento para la protección de los derechos de personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, cuir e intersexuales (LGBTQI+) en Estados Unidos forma parte de una mayor tradición estadounidense de garantizar los derechos de las minorías.

Esa tradición comenzó cuando el presidente Ulysses S. Grant promulgó la Ley de Derechos Civiles de 1871 (en inglés). Reconocida ahora como la primera legislación en el mundo destinada a proteger los derechos de toda una clase de personas, esta ley tenía la intención de proteger a los afroestadounidenses contra los ataques del Ku Klux Klan, una organización racista blanca.

A medida que la industrialización atrajo a más gente de las áreas rurales a las ciudades a principios del siglo XX, las comunidades LGBTQI+ comenzaron a formarse en zonas urbanas en todo Estados Unidos.

En 1924, la Sociedad para los Derechos Humanos (en inglés), fundada por el activista Henry Gerber, con sede en Chicago, se convirtió en la primera organización de derechos de los gais del país. Fue seguida por la Sociedad Mattachine (en inglés), la primera organización nacional de derechos de los gais, en 1950, y por las Hijas de Bilitis (en inglés), una organización pro derechos de las lesbianas, en 1955.

En 1962, Illinois se convirtió en el primer estado de Estados Unidos en despenalizar las conductas sexuales con consentimiento mutuo entre adultos del mismo sexo y en privado.

Los Disturbios de Stonewall (en inglés) del 28 de junio de 1969 marcaron un punto de cambio en los esfuerzos por proteger los derechos de las personas LGBTQI+, expandiendo una campaña encabezada por un grupo relativamente pequeño de activistas a ser un movimiento amplio.

Personas con pancartas y unidas de las manos (© AP Images)
Activistas de derechos LGBTQI+ se manifiestan en Sheridan Square, en Nueva York, antes de comenzar una marcha de protesta por Manhattan el 8 de junio de 1977. (© AP Images)

En 1973, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría retiró la homosexualidad de su lista oficial de trastornos mentales. Y el 14 de octubre de 1979, la Marcha Nacional en Washington por los Derechos de las Lesbianas y los Homosexuales reunió a unos 75.000 hombres gay, lesbianas, bisexuales, transexuales y sus aliados heterosexuales y estableció los derechos LGBTQI+ como un asunto nacional.

En los últimos 30 años, millones de estadounidenses han llegado a darse cuenta de que muchas de las personas que conocen: sus vecinos, colegas, amigos y familiares, son LGBTQI+. Este reconocimiento, junto con retratos positivos de personas LGBTQI+ en la televisión y películas estadounidenses, ha aumentado la aceptación social de las personas LGBTQI+ y su apoyo por la igualdad de derechos como ciudadanos de Estados Unidos.

Encuestas recientes del Centro de Investigación Pew (en inglés) indican que la mayoría de los estadounidenses apoya los derechos LGBTQI+.

En la actualidad, el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en todo el país gracias a un histórico fallo del Tribunal Supremo de Estados Unidos emitido el 26 de junio de 2015. En esa fecha, el Tribunal Supremo dictaminó que los 50 estados de Estados Unidos deben otorgar licencias matrimoniales entre personas del mismo sexo y reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo celebrado en otros estados.

Una versión previa de este artículo fue publicada el 1 de junio de 2016.