Conozca a seis trabajadores de la salud en primera línea contra COVID-19 [vídeos]

Para Dareen, que estudió enfermería en El Cairo, con una beca de USAID, ver el sufrimiento causado por la escasez de trabajadores de salud en muchos lugares del mundo durante la pandemia de COVID-19 le ayuda a notar el valor que tiene como profesional del sector de la salud.

Al financiar capacitación para los trabajadores de salud y aportar recursos a hospitales las inversiones mundiales de USAID en la salud han colocado al mundo en una mejor posición a medida que emergen las enfermedades contagiosas, como la que hoy estamos combatiendo.

El gobierno de Estados Unidos sigue liderando el mundo como el donante más generoso a sus países asociados en la lucha contra COVID-19.

Lea más sobre cómo Dareen y otros cinco trabajadores de la salud en el mundo que han recibido apoyo de USAID y hoy están en la línea de frente en la respuesta ante COVID-19.

Funcionaria de salud comunitaria en la India

(vídeo en inglés)

Ranita Maibam es funcionaria comunitaria para la salud en Manipur (India). Es una de los miles de trabajadores sanitarios en todo el país que se halla trabajando las 24 horas del día para contener a la epidemia de coronavirus.

La capacitación virtual proporcionada por USAID le preparó con los conocimientos para ayudar a su comunidad a combatir COVID-19. Ahora se dedica a difundir demostraciones en su comunidad sobre cómo lavarse las manos, explicando cómo se contagia COVID-19 y repartiendo jabón y mascarillas de tela.

“Estoy orgullosa por ser enfermera, asumiendo la responsabilidad de líder, asesora,  colaboradora, educadora, innovadora”, dijo.

Desde marzo, USAID ha capacitado a unos 40.000 salubristas sobre la manera de contener y responder ante COVID-19 en 12 estados donde aplica programas que benefician directamente a 2,5 millones de personas en la India.

Enfermera en Colombia

Jenny Esperanza Peña Guerrero es enfermera en el Hospital Universitario Erasmo Meoz en Cúcuta (Colombia).

Siendo ciudad fronteriza con Venezuela, Cúcuta fue reconocida como área crítica para el tratamiento de pacientes con COVID-19. El hospital fue preparado para recibir un influjo de pacientes relacionado con la epidemia de COVID-19, gracias a la donación de USAID de una carpa, esta permitió la ampliación del hospital.

“Creo que somos la institución que primero se preparó, gracias a USAID”, dijo Jenny.

USAID continúa apoyando los esfuerzos de Colombia para mejorar la salud de las comunidades a lo largo de su frontera con Venezuela.

Funcionario de vigilancia de la enfermedad en Afganistán

(vídeo en inglés)

El doctor Hizbullah Jalil dirige el equipo del Ministerio de Salud Pública de Afganistán que investiga los casos sospechosos de COVID-19 en Kabul. “Para mí es un privilegio servir a mi pueblo en este momento difícil”, dijo. “Seguiré trabajando intensamente hasta que el último paciente quede libre de COVID-19.”

En 2019, fue uno de los seis médicos afganos enviados a India para recibir capacitación sobre enfermedades contagiosas, como parte del proyecto de USAID “Disease Early Warning System” (Sistema de alerta temprana de enfermedades). Los seis están ahora ayudando al Ministerio de Salud Pública en su respuesta ante COVID-19. “Mi educación y mi capacitación en liderazgo por medio de la beca de USAID me prepararon para este momento”, dijo.

En abril, al investigar hasta 80 casos sospechosos, el doctor Jail dió positivo en la prueba de COVID-19. “Afortunadamente, luego de pasar tres semanas en cuarentena estoy de regreso en el terreno, firme junto a mis colegas combatiendo contra la mortífera enfermedad y ayudando a nuestra gente”, dijo.

Cirujano e innovador en Israel

(vídeo en inglés)

El doctor Yoav Mintz es cirujano en el Centro Médico Hadassah Ein Kerem en Jerusalén (Israel). Con apoyo de USAID su equipo ha elaborado un respirador de código abierto para salvar a los pacientes con COVID-19.

“Hemos fabricado esta máquina respiradora como máquina de código abierto, con el concepto de hacerlo con componentes de bajo costo y disponibles en momentos de crisis”, dijo el doctor Mintz.

Como resultado los equipos médicos de diversos países pueden descargar y usar el código abierto para fabricar sus propios respiradores. Esta investigación y realización no habría sido posible sin el apoyo de USAID.

Viceprimera ministra del Ministerio de Salud de Georgia

(vídeo en inglés)

La doctora Tamar Gabunia es una funcionaria del ministerio de Salud en Georgia y trabaja con los trabajadores sanitarios para prepararlos para la respuesta a responder ante COVID-19 en Georgia.  Ella considera que el apoyo de USAID durante los 15 pasados años ha sido la clave de la mejora del sistema de salud en su país y de la infraestructura de vigilancia en la salud pública.

“Ahora dependemos de los trabajadores de salud que recibieron capacitación útil y de alta calidad con los programas que apoya USAID”, dijo. A principios de su carrera la doctora Gabunia trabajó durante ocho años con USAID en Georgia y otros países, entre ellos Camboya, Filipinas, Vietnam y Ucrania. “Estoy feliz por poder usar esa experiencia en mi propio país”, agregó.

“La experiencia con USAID me ayudó a entender cuán importante es equipar a la gente con las aptitudes y competencias necesarias, de manera que pueda cuidarse, lo que resulta en comunidades resistentes”, dijo.

Enfermera en Egipto

(vídeo en inglés)

Dareen es una enfermera residente en el Hospital del Nilo Badrawi, en El Cairo. Estudió enfermería con una beca de USAID, que incluía talleres para aprender a manejar situaciones difíciles.

Ella está hoy en la primera línea del hospital en la respuesta ante COVID-19. “Lo que hago para combatir COVID-19 es ayudar con los casos sospechosos, ayudarlos con su diagnóstico, ayudándolos a mantenerse aislados”.

La beca preparó a Dareen para poder atender a sus pacientes y al mismo mantener su fortaleza frente a una crisis.

“En tiempos como este toda la tensión y presión pueden ser mucho más de lo que una persona pueda manejar”, dijo. “En las sesiones de capacitación de liderazgo durante mi beca recibí lecciones para concentrarme y a sentir gratitud por las bendiciones que tengo en mi vida, que me ayudaron a retomar el rumbo y mantener mi salud mental bajo control, de manera que pueda dedicarme a mis pacientes”.

Una versión de USAID de este artículo en inglés está publicada en Medium.