Corre la voz: Las matemáticas y las ciencias no son cuestión de género

Ilustración de una niña escribiendo ecuaciones matemáticas en una pizarra (Depto. de Estado/Doug Thompson)
(Depto. de Estado/Doug Thompson)

En un campamento de ciencias para niñas de sexto grado en Texas, la maestra dejó una caja de partes de bicicleta en el piso y les dijo a las chicas que montaran la bicicleta – sin las instrucciones.

Lo hicieron, así como construyeron con éxito un robot bailarín con bloques de Lego y una máquina de milloncete de madera con luces intermitentes.

“El punto era sacar la mecánica y la ingeniería de nuestras cabezas”, dice Avery López de 12 años de edad. “En una clase normal de ciencias, probablemente habrías hecho que todos los chicos hicieran el trabajo. Sinceramente, habría hecho eso”.

El campamento de ciencia y tecnología en el distrito escolar de Lamar a las afueras de Houston es una de muchas iniciativas para captar el interés de las niñas temprano e interesarlas en que tomen clases de matemáticas y ciencias de más alto nivel.

En la mayoría de los países, más chicos que chicas se dedican a estudiar especialidades de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM) y se persiguen carreras en estos campos. Los gobiernos y los educadores en casi todas partes están incrementando sus esfuerzos para superar esta brecha de género.

Hay señales de progreso, al menos a nivel de escuela primaria.

Comparado con 1995, el último “Estudio de tendencias internacionales en estudios de Matemáticas y Ciencias” en alumnos de cursos 4º y 8º encontró en docenas de países “muchos menos países con diferencias de género que favorezcan a los niños y unos cuantos países donde las niñas superaron a los niños, particularmente en las ciencias”.

Sin embargo, en un examen separado dado sólo a los matriculados en las clases avanzadas de matemáticas y física en la escuela secundaria, todavía hay una brecha de género. “Vemos que hay menos niñas inscritas en esos cursos, y su logro es significativamente menor”, dice Dirk Hastedt, director ejecutivo de la Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo.

¿Por qué hay una brecha de género?

Los expertos coinciden en que las niñas y los niños no difieren en su capacidad para aprender materias CTIM, pero “las niñas en muchas sociedades no ven su futuro en las matemáticas y las ciencias. No ven muchas mujeres científicas, lo que reduce su autoestima”, dice Hastedt.

Los educadores se esfuerzan para cambiar esto. Las grandes empresas están deseosas de contratar programadoras e ingenieras, mientras que las universidades y las sociedades profesionales están examinando los planes de estudio y estilos de enseñanza para averiguar que es “lo que no atrae a las mujeres o incluso hace que no tengan interés”, dice Jolene Jesse de la Fundación Nacional de Ciencias.

Nunca es demasiado pronto para empezar. Las escuelas Lamar comenzaron los campamentos de enriquecimiento para “asegurarse de que las niñas reciban tanta información y acceso a materias CTIM como lo tienen a las clases de ballet o a ser animadoras”, dice Valerie Vogt, directora académica.

Avery López, genio de la programación de impresión en tres dimensiones, ve su futuro en el diseño de computadoras. ¿Su consejo a las que se alejan de las matemáticas y la ciencia? “Definitivamente atiendan a la ciencia y la ingeniería, porque es un campo muy grande con pocas chicas en él”.