Desfile en una ciudad de Virginia muestra su amor a la OTAN

Con bandas de música tocando y una multitud aclamando el “Desfile de las Naciones de la OTAN” se realiza cada primavera no en las calles de Bruselas, sede de la OTAN, sino en Norfolk, Virginia, un histórico pueblo naval que se enorgullece de su tarea de mantener firme a la alianza transatlántica.

Efectivos militares marchando en un desfile portando banderas (Armada de Estados Unidos/Abraham Essenmacher)
Efectivos militares de más de dos docenas de países de la OTAN portan las banderas de sus países en un desfile en Norfolk, Virginia. (Armada de Estados Unidos/Abraham Essenmacher)

Primeramente la OTAN estableció en 1953 un centro estratégico de mando en Norfolk sede de la base naval más grande del mundo. El 28 de abril de 2017 se realizó una ceremonia de izado de bandera por general de la fuerza aérea de Francia Denis Mercier, comandante supremo de transformación de los aliados de la OTAN, en la que declaró que la OTAN “ha demostrado ser un bastión de la seguridad, tanto para Europa como para Estados Unidos”.

La ciudadanía local, negocios y el brazo del desarrollo económico de Virginia gastan cada año 250.000 dólares en el festival y otras actividades para celebrar a la OTAN y todo lo que la alianza ha hecho durante casi siete décadas para hacer del mundo un lugar más seguro.

Efectivos militares marchando y saludando (Depto. de Estado/D.A. Peterson)
Oficiales italianos saludan a su paso en un desfile en Norfolk, Virginia. (Depto. de Estado/D.A. Peterson)

Originalmente dedicada a la seguridad marítima en el Atlántico, el centro de comando en Norfolk vio el cambio de su misión de luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre contra Estados Unidos. El Comando Aliado de Transformación, como se denomina, recibió la misión de replantear la estructura militar de la OTAN, probando conceptos y realizando entrenamientos. Es uno de los dos centros estratégicos de la OTAN. El Comando de Operaciones Aliadas, en Mons, Bélgica, planifica y ejecuta todas las operaciones militares.

En su personal hay oficiales militares de casi todos los países de la OTAN. Cada primavera muchos dedican los fines de semana a preparar coloridas carrozas para el desfile, que muestran la historia y la cultura de sus países, como réplicas de la torre Eiffel, un castillo y un barco vikingo.

“Es el único festival de ese tipo en el mundo”, dijo Jeff Maisey, que publica una revista dedicada al arte, la gastronomía y cultura, y es antiguo presidente de la junta voluntaria del festival. “No hay otro acontecimiento cuya misión sea destacar y celebrar la alianza transatlántica”.

Alex Pincus, un abogado municipal y organizador del festival, dijo que la celebración acerca a familias locales con raíces europeas como la suya. Su madre es de Noruega.

Personas desfilan en una flota en forma de barco (Armada de Estados Unidos/Abraham Essenmacher)
El barco de “Hijos vikingos de Noruega” en el desfile de la OTAN es construido cada año por un grupo local estadounidense con raíces noruegas junto a familias de la OTAN. (Armada de Estados Unidos/Abraham Essenmacher)

El festival “es una obra de amor”, dijo Pincus. “Es importante que los estadounidenses sepan que esos países de la OTAN respaldan a Estados Unidos, así como nosotros los respaldamos a ellos”.

Aeronaves vuelan en formación derramando humo colorido (OTAN/Paolo Giordano)
La “Patrulla de Francia”, un equipo de acrobacia aérea de la Fuerza Aérea de Francia, hace una demostración durante el festival de la OTAN. (OTAN/Paolo Giordano)

El general Mercier comparte ese sentimiento.

“En un mundo cada vez más peligroso e impredecible es crítico tener amigos y aliados”, dijo Mercier.

Una versión anterior de esta crónica fue publicada el 25 de mayo de 2017.