Todos saben que las superficies oscuras absorben la luz y se vuelven más calientes, mientras que las superficies blancas reflejan la luz y permanecen más frías.

Cuando una superficie tiene unos 15 millones de kilómetros cuadrados, el hecho de que absorba o refleje la luz solar puede tener un importante efecto en el entorno circundante.

El hollín negro, liberado al quemarse los combustibles a partir del carbón en todo el mundo, está cayendo en el océano Ártico, cubriendo el hielo marino, absorbiendo el calor y acelerando el derretimiento. Es un motivo por el cual los efectos del cambio climático están ocurriendo más rápidamente en el Ártico.

Los ocho países que rodean el océano Ártico quieren solucionar este problema del hollín. En abril, el Consejo Ártico acordó un Marco de acción sobre el aumento del carbono negro y emisiones de metano. Entre sus metas se cuentan:

Hombre junto a los restos de una cosecha quemada en el campo (Shutterstock/think4photop)
Quemar los restos de la cosecha del año anterior es una práctica muy generalizada que genera hollín. (Shutterstock/think4photop)
  • Compilación de inventarios nacionales de emisiones de carbono negro y metano;
  • Informes nacionales sobre iniciativas internas de mitigación; y
  • Mayor cooperación internacional para reducir estos peligrosos contaminantes.

El secretario de Estado John Kerry prometió alentar a los miembros del Consejo Ártico a dar estos pasos al comenzar su presidencia del panel, la cual durará dos años.

Erika Rosenthal, una abogada de la organización no gubernamental Earthjustice, participó en la elaboración del marco sobre el carbono, representando los intereses de los pueblos árticos. En un comentario de blog, denominó la adopción del marco por parte del consejo “una emocionante oportunidad de ayudar a que la región logre verdaderas reducciones de emisiones y de sentar precedente sobre la acción ártica colectiva con relación a la mitigación climática”.

La acción internacional para reducir estos contaminantes de corta duración comenzó en 2012, con la formación de la Coalición del Clima y Aire Limpio. La organización, basada en el Programa Medioambiental de la ONU, cuenta con 100 miembros que representan a países, organizaciones internacionales y el sector privado, los cuales participan en una amplia gama de actividades para reducir los contaminantes de corta duración.

Todos los enlaces en inglés salvo el primer artículo sobre el Ártico