Diplomático homenajeado como héroe durante el huracán Katrina

Robert «Bob» L. Hopkins no se considera un héroe por ayudar a cientos de diplomáticos extranjeros y a miles de víctimas de la tormenta durante el desastre del huracán Katrina de 2005, pero muchos piensan de otra manera.

«Múltiples cónsules extranjeros le atribuyeron un elogio revelador y legendario: ‘Bob es América'», explicó el embajador Stephen J. Akard, quien presentó a Hopkins el 20 de noviembre en el Departamento de Estado como el tercer homenajeado del programa “Héroes de la Diplomacia de Estados Unidos” (en inglés).

El programa destaca a aquellos que demuestran «coraje intelectual, moral y físico al servicio de la misión de Estados Unidos», como dijo el secretario de Estado Michael R. Pompeo (en inglés) en el primer evento.

Ex oficial de la Armada y veterano de la Guerra de Vietnam, Hopkins sólo llevaba trabajando seis meses en la Oficina de Misiones Extranjeras (OFM) del Departamento de Estado en Houston (Texas), cuando el huracán causó estragos en la costa sudeste de Estados Unidos.

Hombre y mujer sentados en un escenario frente a una pantalla grande con imágenes proyectadas (Departamento de Estado/D.A. Peterson)
Hopkins y la embajadora Julieta Valls Noyes (dcha.) conversan durante el evento “Héroes de la Diplomacia de Estados Unidos” (Departamento de Estado/D.A. Peterson)

A medida que se desarrollaba la histórica devastación, el Departamento de Estado se dio cuenta de que nunca se le había encomendado la tarea de ayudar a los extranjeros en suelo estadounidense durante un desastre natural.

Respondieron rápidamente. En un día normal, la OFM ofrece una amplia gama de servicios a funcionarios y consulados extranjeros, como ayudar a los cónsules a obtener licencias de conducir y servir de enlace con los gobiernos de sus países. Pero cuando Nueva Orleans se inundó con el agua del mar, la OFM se encargó de garantizar la seguridad de todos los funcionarios extranjeros mientras el huracán de categoría 5 sacudía la ciudad.

La OFM envió a Hopkins a Nueva Orleans (Luisiana), donde sus instrucciones eran simplemente ayudar en lo que pudiera. Esto significó cualquier cosa, desde liderar el rescate de los cónsules que quedaron atrapados por las aguas de las inundaciones hasta vadear varios de los aproximadamente 50 consulados abandonados para recuperar documentos extranjeros delicados, como pasaportes y documentos de identidad internacionales.

«Cuando empecé a participar en el tema del huracán Katrina, en realidad estaba en una zarza sin salida», explicó Hopkins. «Una de las mayores sorpresas de mi vida fue cuando se rompieron los diques».

Mientras Hopkins trabajaba incansablemente para garantizar la seguridad de los extranjeros en Estados Unidos, reconoce que sus compatriotas del equipo de respuesta ante el huracán Katrina respondieron con la misma diligencia durante la crisis.

«Estoy aquí para aceptar este honor en nombre de mucha gente», dijo Hopkins. «Todos pusieron el deber, el honor y la patria en primer lugar [durante Katrina]».

Este artículo forma parte de la cobertura en curso sobre la serie Héroes de la Diplomacia de Estados Unidos”. Otros artículos narran las historias de Elizabeth «Lizzie» Slater y de diplomáticos de la Primera Guerra Mundial.