EE. UU. expulsa a 60 rusos y apoya a sus aliados en ataque con agentes nerviosos

Zona acordonada por la policía (© Matt Dunham/AP Images)
La policía británica acordona la zona donde fueron encontradas las víctimas tras ser expuestas a un agente nervioso. (© Matt Dunham/AP Images)

Estados Unidos, junto con sus aliados de la OTAN, ordenó a 60 oficiales de inteligencia y diplomáticos rusos que abandonaran el país en respuesta a un ataque contra un ciudadano británico y su hija con un agente nervioso de grado militar.

La Casa Blanca denunció el ataque del 4 de marzo en el Reino Unido como el último de una serie de actividades desestabilizadoras en todo el mundo por parte de Rusia.

Las acciones se están llevando a cabo «en colaboración con nuestros aliados y socios de la OTAN» para dejar «claro a Rusia que sus acciones tienen consecuencias», dijo la Casa Blanca. La orden del presidente Trump obligará a 48 diplomáticos rusos a marcharse. Asimismo, Estados Unidos requerirá que Rusia cierre su consulado en Seattle, que está cerca de las bases submarinas de Estados Unidos y de la compañía aeroespacial Boeing.

Por otra parte, Estados Unidos ha iniciado el proceso de expulsión de 12 agentes de inteligencia de la misión rusa ante las Naciones Unidas que han abusado de su privilegio de residencia en Estados Unidos.

Estas medidas son “para demostrar nuestra inquebrantable solidaridad con el Reino Unido” e imponer consecuencias a Rusia por su “escandalosa violación de la Convención sobre Armas Químicas e incumplimiento del derecho internacional”, dijo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado Heather Nauert.

Tuit:
Nikki Haley @nikkihaley
Retuit @USUN:
11:10 horas – 26 de marzo de 2018
TEXTO EN TUIT:
“La decisión del Presidente hoy muestra que las acciones de Rusia tienen consecuencias. … Aquí en Nueva York, Rusia utiliza las Naciones Unidas como un refugio seguro para actividades peligrosas dentro de nuestras fronteras. Hoy, Estados Unidos y muchos de nuestros amigos envían un mensaje claro de que no permaneceremos de brazos cruzados ante la mala conducta de Rusia”.
– Nikki Haley

El exespía ruso Sergei V. Skripal, ahora ciudadano británico, y su hija Yulia Skripal cayeron violentamente enfermos en Salisbury (Inglaterra), después de entrar en contacto con lo que los funcionarios del Reino Unido dicen que era un agente nervioso ruso de nivel militar. Todavía están hospitalizados. Un agente de policía que acudió en su ayuda también se enfermó y se está recuperando.

El ataque «puso en riesgo innumerables vidas inocentes», dijo Nauert. Estados Unidos hizo un llamado a Rusia para que acepte su responsabilidad y demuestre que puede cumplir con sus compromisos de mantener la paz y la seguridad internacionales.