Instalación de minería de oro en Venezuela (© Manaure Quintero/Bloomberg/Getty Images)
Una instalación de procesamiento de oro en Venezuela propiedad de la empresa estatal de procesamiento de oro Minerven que ha sido objeto de sanciones por parte de Estados Unidos (© Manaure Quintero/Bloomberg/Getty Images)

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha sancionado a la compañía minera estatal venezolana y a su presidente por apoyar al régimen de Nicolás Maduro.

La compañía, CVG Compañía General de Minería de Venezuela CA (Minerven) y su presidente, Adrián Antonio Perdomo Mata, trabajaron muy de cerca con Maduro y sus aliados para ampliar las operaciones mineras ilegales en los últimos años y robarle al pueblo venezolano sus recursos naturales.

“El régimen ilegítimo de Maduro está saqueando la riqueza de Venezuela”, expresó el secretario del Tesoro de Estados Unidos Mnuchin (en inglés) al anunciar las sanciones el 19 de marzo.

La minería ilegal del gobierno ha proporcionado a Maduro y a sus compinches cientos de millones de dólares en oro, mientras que los venezolanos sufren y padecen inanición debido a la escasez de alimentos y medicinas.

Las sanciones son parte de los esfuerzos en curso de Estados Unidos para evitar que Maduro y su círculo íntimo “saqueen la riqueza de Venezuela para sus propios propósitos corruptos”, según indica la orden ejecutiva autorizando las sanciones emitida por el presidente Trump.

Robo de recursos naturales

Además de desviar la riqueza petrolífera de la compañía petrolera estatal de Venezuela, después de años de corrupción, Maduro y su círculo íntimo han utilizado la minería ilegal de oro para enriquecerse y mantenerse en el poder, según dijo el Departamento del Tesoro. El plan ha sido uno de los más lucrativos de los últimos años, ya que la producción de petróleo ha disminuido.

La actuación de la administración “impedirá que Maduro y otros actores corruptos continúen enriqueciéndose a expensas del pueblo venezolano que viene sufriendo por tanto tiempo. Además, esta medida también ayudará a detener el deterioro medioambiental y la explotación de los trabajadores relacionados con la actividad minera del sector aurífero de Venezuela”, indicó el Departamento de Estado de Estados Unidos (en inglés).