Infografía sobre las emisiones de gases de efecto invernadero y el crecimiento económico de Estados Unidos (© Jim Cole/AP Images)

Estados Unidos ha iniciado su retirada formal del Acuerdo de París sobre cambio climático, según anunció el secretario de Estado de Estados Unidos, Michael R. Pompeo (en inglés), el 4 de noviembre, al prometer que el país continuará reduciendo las emisiones sin perjudicar el crecimiento económico.

Estados Unidos es un líder mundial en la reducción de emisiones. Entre 2005 y 2017, las emisiones netas de gases de efecto invernadero de Estados Unidos se redujeron en un 13 por ciento, a pesar de que la economía de Estados Unidos creció en más de un 19 por ciento, según muestran cifras de Estados Unidos.

Este éxito se debe en gran medida al desarrollo y despliegue de tecnologías energéticas innovadoras, como la energía nuclear, el gas de esquisto bituminoso, las tecnologías de transformación del carbón, las energías renovables, el almacenamiento de baterías y la mejora de la eficiencia energética.

«Estados Unidos ha reducido todos los tipos de emisiones, al mismo tiempo que logramos el crecimiento de nuestra economía y conseguimos el acceso de nuestros ciudadanos a la energía asequible», dijo Pompeo. «Continuaremos trabajando con nuestros socios globales para mejorar la resiliencia a los impactos del cambio climático y en la preparación para los desastres naturales y la respuesta a estos».

El presidente Trump en un atril frente a los logotipos de Shale Insight (La Casa Blanca)
El presidente Trump en una conferencia sobre energía el 23 de octubre en Pittsburgh (La Casa Blanca)

La retirada, formalizada en una carta dirigida al secretario general de la ONU, António Guterres, da seguimiento a la promesa del presidente Trump del 1 de junio de 2017 de abandonar el acuerdo que, según él, grava injustamente a las empresas, los trabajadores y los contribuyentes estadounidenses, a la vez que da un pase libre a otros países.

La acción entrará en vigor el 4 de noviembre de 2020, un año después de la entrega de la notificación de retirada.

“Nuestro aire y nuestra agua en este momento son tan limpios como lo han sido en décadas», dijo Trump (en inglés) el 23 de octubre en una conferencia del sector energético.

Al promover la energía asequible, confiable y limpia, así como la eficiencia energética, Estados Unidos está creando puestos de trabajo en el país y apoyando las oportunidades de mercado en el extranjero para las empresas estadounidenses.

“Hemos liberado a nuestras compañías de energía para que innoven y compitan, y nuestras emisiones de carbono han disminuido drásticamente”, dijo Pompeo (en inglés).