Hemos publicado varias crónicas sobre el pabellón de Estados Unidos en la Expo de Milán de 2015. Esta feria destaca a Estados Unidos como un innovador en la industria de los alimentos así como la cocina estadounidense, su espíritu emprendedor y su liderazgo en el campo global de la alimentación.

Sin embargo, en ocasiones los estadounidenses lo único que quieren es un hot dog, un perrito caliente.

Puede prepararse con las especificaciones religiosas halal o kosher, o se puede usar una salchicha de pavo, de tofu u otra versión más sana. “Los perritos calientes que utilizan menos ingredientes y tienen bajo contenido de grasa y sodio están siendo impulsados por el interés de los consumidores”, señaló Eric Mittenthal, portavoz del Consejo nacional de perritos calientes y salchichas.

Sin embargo, los estadounidenses asan, hierven o cocinan 20.000 millones de perritos calientes al año, lo que alcanza un valor de 126 millones de dólares tan solo en la ciudad de Nueva York.

Incluso hay un Día Nacional del Perrito Caliente, el 23 de julio, parte del Mes Nacional del Perrito Caliente.

Tres jóvenes en la mesa de un restaurante, con una selección de perritos calientes frente a ellos (© AP Images)
La juventud estadounidense disfruta de unos cuantos perritos calientes. (© AP Images)

“Es el día en que reconocemos realmente las maravillas de los perritos calientes”, dijo Mittenthal.

Algunos jugosos datos sobre los perritos calientes:

  • En 2014, los consumidores estadounidenses gastaron 2.500 millones de dólares en perritos calientes comprados en supermercados.
  • Paraguay celebró su 200 aniversario con el perrito caliente más largo de la historia, de 204 metros de longitud.
  • Hot dogs” fueron las primeras palabras que Mickey Mouse dijo en dibujos animados.
  • El perrito caliente “estilo Chicago” es el que normalmente tiene más guarniciones.

En tanto que los historiadores disputan los orígenes del perrito caliente, es un hecho que muchas cocinas étnicas contribuyen a las guarniciones. Una de las guarniciones populares es el chucrut (alemán). El chili utiliza especias originales de los indígenas de América del Norte.

“Es bueno ser reconocido por la comunidad culinaria”, dice Pamela Swanson, propietaria del restaurante Haute Dog en Virginia, cuando se refiere al Día Nacional del Perrito Caliente. “Representa una muestra de la cultura estadounidense, como el béisbol”.