El mundo está escandalizado por el último ataque químico en Siria

El régimen de Bashar al Assad en Siria se enfrenta a la condena mundial después de que un ataque químico en territorio controlado por los rebeldes matara a docenas de civiles y dejara sin aliento a los niños que sobrevivieron.

Estados Unidos y sus aliados están sopesando una respuesta al bombardeo del 7 de abril de Duma, la última ciudad que los rebeldes habían controlado en el este de Guta en su lucha de siete años para expulsar a Assad.

El presidente Trump condenó el último «atroz ataque contra sirios inocentes con armas químicas prohibidas». … No se puede permitir que suceda».

La primera ministra británica Theresa May dijo que el uso continuado de armas químicas «no puede pasar desapercibido», y todo indica que las fuerzas sirias estaban detrás del bombardeo.

La Organización Mundial de la Salud (en inglés) manifestó que sus socios de salud en el terreno informaron que unas quinientas personas que «mostraban signos y síntomas consistentes con la exposición a químicos tóxicos» fueron tratadas y que más de 70 personas que se refugiaban en sótanos murieron. Cuarenta y tres de los muertos tenían «síntomas consistentes con la exposición a químicos altamente tóxicos».

Tuit:
Misión de Estados Unidos ante las Naciones Unidas @USUN (en inglés)
“Estamos más allá de las apelaciones a la conciencia. Ha llegado el momento en que el mundo vea que se hace justicia”.
18:05 horas – 9 de abril de 2018

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) dijo el 10 de abril que sus inspectores se estaban preparando para desplegarse (en inglés) en Siria y que se ha pedido permiso al gobierno de Assad para entrar en Duma.

Los médicos que tratan a los supervivientes informan que los pacientes huelen a cloro, lo que puede sofocar a sus víctimas. En ataques anteriores, el régimen de Assad ha sido acusado de utilizar gas sarín, un agente nervioso aún más mortífero, a pesar de su afirmación de haber destruido sus arsenales de armas químicas.

Las armas químicas están prohibidas

Todas las armas químicas están prohibidas en virtud de un tratado internacional firmado por casi todas las naciones, incluso Siria.

Rusia bloqueó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU el 10 de abril que habría requerido que el gobierno sirio cumpliera con una investigación independiente.

Hace un siglo, los combatientes liberaron mostaza y otros gases venenosos que mataron a decenas de miles de personas en los campos de batalla europeos durante la Primera Guerra Mundial. El uso de estos agentes repugnó tanto al mundo que se adoptó la convención de Ginebra de 1925 prohibiendo el uso de armas químicas.

Pero la práctica resurgió, sobre todo en la década de 1980, cuando Iraq utilizó armas químicas en su guerra contra Irán y luego contra su minoría kurda. Ahora, el conflicto en Siria ha obligado al mundo civilizado a enfrentar de nuevo este flagelo.

Se ha culpado a Siria ampliamente del ataque con sarín que causó la muerte de cientos de civiles en el este de Guta en agosto de 2013. Ese año Estados Unidos y Rusia negociaron un acuerdo por el cual Siria aceptó destruir sus armas químicas.

Pero no terminó.

Después de un ataque con sarín que mató a decenas de personas en abril de 2017, Estados Unidos atacó con misiles una base aérea siria. A principios de este año, se sospechaba que se habían producido ataques con cloro contra las ciudades de Saraqeb, en la provincia de Idlib, y Duma, en el este de Guta.

La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas Nikki Haley dijo que el mundo no puede aceptar los ataques químicos como “la nueva normalidad”.

“Estados Unidos está decidido a que el monstruo que arrojó armas químicas sobre el pueblo sirio sea responsabilizado”, declaró.