El mundo se ilumina en rojo con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis

Monumentos destacados de todo el mundo tendrán un brillo rojizo el 24 de marzo en apoyo al Día Mundial de la Tuberculosis, para llamar la atención sobre la amenaza de la tuberculosis, una enfermedad bacteriana infecciosa evitable pero mortal que daña los pulmones.

A través de un diagnóstico y tratamiento eficaces, se salvaron 53 millones de vidas entre el año 2000 y el 2016, y el número de muertes relacionadas con la tuberculosis sigue disminuyendo alrededor de un 2 por ciento cada año, según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud.

Edificio rojo brillante y reflejado en el agua por la noche (Alianza "Stop TB")
El Congreso Nacional en Brasilia, Brasil, en el Día Mundial de la Tuberculosis 2017 (Alianza «Stop TB»)

El Día Mundial de la Tuberculosis conmemora el anuncio del dr. Robert Koch de 1882 de que había descubierto la causa de la tuberculosis. Su descubrimiento permitió que la comunidad científica comenzara a diagnosticar y curar la tuberculosis.

En 2017 treinta y un ciudades de 13 países participaron en la campaña «Iluminar el mundo por la tuberculosis». Entre los sitios que se iluminaron se encuentran lugares históricos en Brasil, Pakistán y Estados Unidos. La asociación “Stop Tuberculosis” y la Organización Mundial de la Salud lideran el esfuerzo mundial.

Agua rojiza arrojada desde un lago contra un cielo negro nocturno (Alianza "Stop TB")
El «Jet d’ Eau» del lago Léman de Ginebra, Suiza, en el Día Mundial de la Tuberculosis 2017 (Alianza «Stop TB»)

A pesar del progreso significativo de los científicos cada año, la tuberculosis sigue siendo una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

La enfermedad es la principal causa de muerte entre los portadores de VIH, quienes tienen entre 20 y 30 veces más probabilidades de sucumbir a la enfermedad transmitida por el aire que los que no tienen VIH. Estados Unidos, por medio del Plan de Emergencia del Presidente de Estados Unidos para el Alivio del SIDA (PEPFAR), trabaja para combatir este problema examinando a las personas que viven con VIH para detectar la tuberculosis y en 2017 capacitó a 250.000 profesionales de la salud en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud se ha fijado una meta ambiciosa para la comunidad mundial: reducir las muertes por tuberculosis en un 95 por ciento entre 2015 y 2035 y reducir los nuevos casos en un 90 por ciento durante el mismo período. “En la OMS, nos moveremos con urgencia como una fuerza unida», dijo la dra. Tereza Kasaeva, directora del Programa Mundial contra la Tuberculosis de la Organización Mundial de la Salud.

La primera reunión de alto nivel sobre tuberculosis de la Asamblea General de las Naciones Unidas tendrá lugar en noviembre en Nueva York. Se produce tras la primera Conferencia Ministerial Mundial para erradicar la tuberculosis, celebrada en noviembre pasado, cuando líderes y activistas de 120 países se reunieron en Moscú y prometieron un nuevo compromiso mundial para hacer más para combatir la enfermedad.

Este artículo fue redactado por la escritora independiente Maeve Allsup.