Hombre sujetando un cartel con fotos de una mujer (© Francois Guillot/AFP/Getty Images)
Manifestantes parados frente a la embajada iraní en Francia, el 13 de junio de 2019, exigen la liberación de la abogada de derechos humanos Nasrin Sotoudeh. (© Francois Guillot/AFP/Getty Images)

Manifestantes, periodistas y mujeres que se rehúsan a vestir un hijab se arriesgan a enfrentar juicios en Irán. Pero muchos de los abogados formados para luchar por esos acusados ya están encarcelados.

Según un informe reciente del Centro de Derechos Humanos de Irán, en los dos últimos años nueve abogados de derechos humanos han sido arrestados o inhabilitados en Irán. Por lo menos cinco están encarcelados.

“El constante procesamiento de abogados independientes por la judicatura iraní, bajo acusaciones inventadas, muestra abiertamente su desprecio a las normas internacionales del derecho y del debido proceso”, indica el centro en un informe del 23 de junio (en inglés).

El secretario de Estado de Estados Unidos, Michael R. Pompeo, ha pedido al régimen de Irán a que trate al pueblo iraní con una dignidad básica y cumpla sus compromisos de acuerdo con los acuerdos internacionales sobre derechos humanos. Irán es miembro del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos que prohíbe los arrestos arbitrarios.

“La verdadera prosperidad solamente llegará a Irán cuando ustedes dejen de aterrorizar y encarcelar a su población”, dijo Pompeo en declaraciones pronunciadas el 19 de diciembre de 2019 en relación con los derechos humanos bajo el régimen iraní (en inglés).

Tuit:
Organización de Derechos Humanos de Irán (IranHumanRights.org) @ICHRI
Los abogados de derechos humanos en Irán están siendo encarcelados a un ritmo alarmante mientras los activistas, disidentes y aquellos con doble nacionalidad siguen siendo procesados bajo falsas acusaciones de delitos contra “la seguridad nacional”. No dejen de prestar atención. @UNIndepJudges @IABA_National @IBAHRI: https://ichri.org/2Z2yEhi
8:55 horas· 25 de junio de 2020
(Enlaces y etiquetas en inglés)

El historial del régimen iraní de cometer serios abusos a los derechos humanos está bien documentado. Las Naciones Unidas condenaron a Irán en diciembre de 2018 por sus violaciones de derechos humanos, amonestando al régimen por el “acoso, la intimidación, la persecución, los arrestos y las detenciones arbitrarios”.

En 2020, los líderes de Irán encarcelaron a estudiantes que protestaban por el derribo por parte del régimen de un avión de pasajeros en enero. El régimen también encarceló a opositores políticos, líderes sindicales y a otros. Desde su inicio en 1979 hasta 2009, la República Islámica de Irán ha arrestado y encarcelado a 860 periodistas y ciudadanos periodistas, según indicó la organización con sede en París Reporteros Sin Fronteras, en un informe de febrero de 2019.

Los abogados de derechos humanos también son un frecuente objetivo del régimen.

En marzo de 2019 un juez sentenció a la abogada de derechos humanos Nasrin Sotoudeh, que defendió a mujeres acusadas de quitarse sus pañoletas, a 33 años de cárcel y a 148 latigazos. Ese mes de julio tres mujeres fueron sentenciadas a 55 años combinados de prisión por manifestarse pacíficamente contra la ley del régimen para el hijab.

Payam Derafshan, un distinguido abogado en derechos humanos, ha estado detenido en paradero desconocido desde su arresto en junio, bajo acusaciones no especificadas, indica el informe. Ya había recibido una condena de prisión suspendida acusado de haber “insultado al líder supremo”, y se le ha prohibido ejercer el derecho durante dos años.

Soheila Hejab fue sentenciada en mayo a 18 años de prisión bajo la acusación de “formar un grupo para los derechos de las mujeres”.

Mohammad Najafi ha exigido responsabilidades por muertes ocurridas durante una detención. Ha enfrentado juicios muchas veces y en 2019 fue sentenciado a 13 años de prisión, de acuerdo con el informe.

Amirsalar Davoudi fue sentenciado a 30 años de prisión en 2019 tras haber creado un canal de noticias para abogados en una aplicación informática de mensajes. Su sentencia por cargos de formar “un grupo ilegal” incluyó 111 azotes, según informes publicados.

Abdolfattah Soltani tiene una larga carrera representando a presos políticos en Irán antes de convertirse él en uno en 2011. Soltani pasó más de siete años en prisión y ahora tiene prohibido ejercer el derecho.

Manifestantes parados frente a la embajada iraní en Francia, el 13 de junio de 2019, exigen la liberación de la abogada de derechos humanos Nasrin Sotoudeh. (© Francois Guillot/AFP/Getty Images)
Abdolfattah Soltani, a la derecha, sentado junto a colegas iraníes abogados de derechos humanos en Teherán. Pasó años en prisión a causa de su trabajo. (© Vahid Salemi/AP Images)