Sandra Cauffman sentada ante un micrófono (Depto. de Estado/D.A. Peterson)
Sandra Cauffman (Depto. de Estado/D.A. Peterson)

A los siete años de edad, luego de ver el histórico alunizaje del Apolo 11 en el año 1969 Sandra Cauffman decidió que ella también quería ir a la luna.

Aunque no ha logrado llegar a la luna Cauffman desde hace casi tres décadas que trabaja en la NASA, en el telescopio espacial Hubble y ayudando a diseñar misiones al espacio sideral, incluyendo a Marte.

“Nunca se sabe lo que la vida puede traer”, dijo, recordando el consejo que su madre le dio cuando ella crecía en Costa Rica.

Cauffman, actual directora en funciones de la División de Ciencias de la Tierra en la NASA superó muchos obstáculos a lo largo de su trayectoria. A veces el dinero era tan escaso que su familia llegó al desamparo sin vivienda. Desde los 13 años trabajó a tiempo parcial. “No estaba previsto que yo llegara hasta aquí”, dice Cauffman al hablar de su carrera en la agencia espacial de Estados Unidos.

Tuit:
“NASA Tierra” @NASAEarth
Aquí en la @NASA, tenemos esta increíble mujer científica (#WomenInScience). Conozca a Sandra Cauffman, directora en funciones de Ciencias de la Tierra, que persiguió el sueño improbable de acceder al espacio y trabajó para que se hiciera realidad: https://svs.gsfc.nasa.gov/11790
16:09 horas – 11 de febrero de 2019
(Enlaces en inglés)

Gracias al aliento de su madre, Cauffman se graduó segunda en su clase en la secundaria, con el sueño de estudiar ingeniería eléctrica en la Universidad de Costa Rica.

Pero cuando llegó a la universidad un asesor le dijo que el programa de ingeniería eléctrica no aceptaba a mujeres y le sugirió que se encaminará a un programa más “femenino” como la ingeniería industrial.

Pasó tres años y medio haciendo ingeniería industrial, aunque ella sabía “que eso no era lo mío”. Luego pudo conseguir un visado para estudiar en Estados Unidos donde consiguió tanto un título universitario como un grado de maestría en ingeniería eléctrica en la Universidad George Mason, en Virginia.

En 1991 consiguió un trabajo a tiempo completo en la NASA, dos años después de hacerse ciudadana de Estados Unidos.

Desde entonces Cauffman ha estado enfocada en otra misión, alentar a la gente joven, especialmente a las mujeres, a seguir carreras profesionales en ciencia, tecnología, matemáticas e ingeniería. Ha hablado con estudiantes de todos los niveles de estudios en Estados Unidos y en América Latina, y le apasiona especialmente inspirar a las niñas que están en la escuela elemental.

“La clave está en plantar esa semilla en niñas todavía pequeñas”, dijo Cauffman ante unos colegas panelistas, al hablar de la participación de la mujer en los estudios del campo CTIM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), en un encuentro realizado en el Centro de Estados Unidos para la Diplomacia. “Esas niñas necesitan ver que pueden llegar a ser como uno, o alguien parecido a uno”.

La autora de este artículo es la redactora independiente Lenore T. Adkins.