El virus del SROM recibió su nombre (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) porque apareció por primera vez en Arabia Saudita. Pero se ha extendido a otros 25 países, incluyendo más recientemente el oriente de Asia. Un brote de SROM en Corea del Sur ha matado a 32 de las 181 personas que contrajeron la enfermedad.

¿Lo tengo?

Estos son los síntomas (en inglés) más comunes del SROM:

  • Fiebre
  • Tos
  • Falta de aliento

Los síntomas gastrointestinales como la diarrea y las náuseas/vómitos también se asocian con el SROM.

Por supuesto, existen muchas causas para estos síntomas. Pero los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dicen que si tienen estos síntomas dentro de los 14 días siguientes a un viaje a la Península Árabe (o contacto con alguien que haya viajado allí), debe hacérselo saber a su médico. Lo mismo si desarrollan síntomas dentro de los 14 días siguientes al haber estado en un centro de atención médica en Corea del Sur.

Cómo combatirlo

Tras los brotes de SARS, otro virus respiratorio, la comunidad internacional mejoró su habilidad para identificar y compartir información sobre casos nuevos. Hoy en día esos recursos ayudan mucho para combatir el SROM. La Organización Mundial de la Salud (en inglés) desempeña una función clave y mantiene una sección de preguntas frecuentes (FAQ) sobre la enfermedad.

No existe un medicamento eficaz contra el SROM… todavía. Pero Estados Unidos y China se han asociado para crear uno. Una iniciativa conjunta centrada en la Universidad de Fudan está trabajando arduamente. Los científicos allí realizan ensayos clínicos para probar la seguridad y eficacia del fármaco.

Usted también tiene un papel en esta lucha. Comenzar simplemente lavándose las manos y mantener buena higiene. Pero hay otras cosas que puede hacer. El CDC sugiere:

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón por 20 segundos y ayudar a los niños pequeños a hacer lo mismo. Si no se tiene agua y jabón disponible, usar un gel antiséptico para manos que contenga alcohol.
  • Cubrirse  la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar y luego arrojarlo a la basura.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca sin haberse lavado las manos.
  • Evitar el contacto personal, como besar o compartir vasos o utensilios para comer, con personas enfermas.
  • Limpiar y desinfectar las superficies y objetos que son tocados con frecuencia, como las manijas de las puertas.