El restablecimiento de las sanciones a Irán después de que el presidente Trump retirara a Estados Unidos de lo que dijo ser un defectuoso acuerdo nuclear está incitando a compañías extranjeras a eliminar los contratos existentes con Irán y los planes de buscar nuevo trabajo allí.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha dado a las empresas 180 días, hasta el 4 de noviembre, para liquidar contratos en Irán o se les prohibirá hacer negocios en Estados Unidos o con cualquier entidad estadounidense, incluidas las instituciones financieras.

Sigal Mandelker, subsecretaria del Tesoro para Asuntos de Terrorismo e Inteligencia Financiera, dice que el régimen de Teherán ha utilizado compañías ficticias y subterfugios «para adquirir ilícitamente partes de aviones de todo el mundo para alimentar el terrorismo». Instó a los países a «exigir a sus empresas que hagan la diligencia debida extra para evitar que queden atrapadas en la engañosa red de Irán».

La industria del petróleo y el gas del Irán, que esperaba que los asociados extranjeros aumentaran su producción, está sintiendo los efectos inmediatos de las sanciones restablecidas. Irán era el quinto mayor exportador de petróleo del mundo en 2016, con una producción de 4 millones de barriles de crudo al día.

He aquí algunas compañías extranjeras que están retirando acuerdos con Irán:

  • Total S.A., el gigante francés de petróleo y gas, indica que decidió cancelar un contrato de 2.000 millones de dólares (en inglés) con la Compañía Nacional de Petróleo de Irán para desarrollar el yacimiento de gas más grande del mundo porque «no puede permitirse estar expuesto a ninguna sanción secundaria» que le privaría de financiación de bancos estadounidenses para proyectos en todo el mundo. Está buscando una exención del Departamento del Tesoro para el contrato, pero reconoció que eso es improbable.
  • Airbus, el fabricante europeo de aviones, tenía un contrato de 19.000 millones de dólares para vender 98 aviones a Irán. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que la licencia estadounidense para la venta, necesaria porque la empresa francesa fabrica piezas para aviones en Estados Unidos, se estaba revocando. Airbus dice que todavía está analizando la situación y su impacto en los clientes, pero que seguirá cumpliendo plenamente con las sanciones y los controles de exportación. Ya había entregado tres aviones.
  • Maersk Line, la compañía de transporte de contenedores más grande del mundo, dice que cerrará sus operaciones en Irán, incluyendo una plantilla de 12 personas. «Nuestra presencia en Irán es limitada», dijo la compañía danesa en un comunicado. Ha estado utilizando buques de terceros para enviar contenedores desde Jebel Ali, en los Emiratos Árabes Unidos, a los puertos iraníes de Bandar Abbas y Bushehr.
  • El fabricante de automóviles francés Groupe PSA, el segundo más grande de Europa, está suspendiendo dos emprendimientos conjuntas para vender Peugeot y Citroën en Irán, al tiempo que, junto con el gobierno francés, busca una exención.
  • El Banco DZ, el segundo más grande de Alemania, dice que suspenderá las transacciones financieras con Irán a partir del 1 de julio.
  • La compañía petrolera rusa Lukoil ha suspendido sus planes para llevar a cabo proyectos en Irán.
  • Reliance Industries de la India, una importante refinería de petróleo, tiene la intención de dejar de comprar petróleo iraní, según fuentes citadas por la agencia de noticias Reuters.