Esta desertora halló un mundo nuevo fuera de Corea del Norte

Lee Hyeonseo probó por primera vez la libertad con una cucharada de helado en 1997. Lee, que estaba acostumbrada a la monótona combinación de azúcar y hielo, quedó asombrada ante la diversidad de sabores al otro lado de la frontera en China.

Cuando tenía 17 años, Lee escapó a China cuando la hambruna azotaba Corea del Norte. En China la iluminación duraba las 24 horas del día. “Todo era tan surrealista que era como un mundo nuevo”, dijo Lee en un evento de Facebook en vivo, (en inglés) realizado el 2 de febrero en el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Cuando crecía sus maestros le impusieron la impresión de que Corea del Norte era superior al resto de los países. Pero durante la hambruna ella, y sus compañeras de clase sufrieron hambre y Lee vio a personas morir en las calles.

Dado que vivía cerca de la frontera con China ella podía darle un vistazo al mundo exterior por medio de la televisión china. La desesperación de conocer el mundo mejor que veía en la pantalla la impulsó a huir. Durante la siguiente década en China vivió oculta, temerosa de que las autoridades la repatriaran a la fuerza a Corea del Norte. Pudo escapar de un matrimonio arreglado y de la trata de personas.

Tuit:
Foro de la Libertad Oslo @OsloFF
“Dar esperanza a muchas mujeres norcoreanas que están clamando”- ‪@HyeonseoLeeNK sobre los círculos de la trata en China.

 MIREN:
https://oslofreedomforum.com/talks/the-price-of-freedom-for-north-korean-women …
16:52 horas – 17 de febrero de 2017
(Enlaces en inglés)

Cuando finalmente pudo llegar a Corea del Sur en 2008, Lee tuvo que hacer otros nuevos reajustes. Enfrentó enormes riesgos para rescatar a su madre y un hermano. Con la ayuda de un extraño logró tener éxito. Esta interacción “me demostró que la bondad de un extraño y el apoyo de la comunidad internacional son verdaderamente los rayos de esperanza que el pueblo norcoreano necesita”, dijo Lee.

En Corea del Sur asistió a la Universidad de Hankuk en Seúl. Luego de su graduación se dedica a crear conciencia sobre los crímenes cometidos por el régimen de Corea del Norte y a ayudar a los desertores de Corea del Norte. Y en 2015 publicó su libro de memorias, que fue un éxito de ventas, titulado “La chica con siete nombres”, en referencia a las nuevas identidades que tuvo que crear para poder ocultarse.

Relatos de valor

Más de 10 millones de personas han visto la narración de Lee grabada en vídeo para “TED Talk” en la que habla sobre su fuga de Corea del Norte.

Hace poco ShareAmerica conversó con ella, cuando junto a otros que habían huido de Corea del Norte estuvo en Washington para conocer al presidente Trump. Entre los desertores estaba Ji Seong-ho, que asistió al discurso del presidente sobre el Estado de la Unión como invitado de la primera dama Melania Trump.

Después el vicepresidente Pence escuchó el relato de Lee y los otros desertores norcoreanos durante su visita a Seúl el 9 de febrero. “Mientras estamos aquí hablando, 100.000 norcoreanos trabajan hoy en campos de trabajo forzoso actuales”, dijo Pence. “El setenta por ciento de los norcoreanos necesitan asistencia alimentaria para poder sobrevivir. Los niños padecen de desnutrición y privaciones”.

Tuit:
Vicepresidente Mike Pence @VP
Karen y yo tuvimos el honor de reunirnos con víctimas del régimen opresor de Corea del Norte. Hemos escuchado terribles relatos de los huidos que arriesgaron la vida y sus extremidades por la libertad, y de Fred Warmbier, padre del fallecido Otto Warmbier. Admiramos su resistencia. ‪#VPenASIA
04:22 horas – 9 de febrero de 2018
(Enlaces en inglés)

Lee dice que muchos huidos norcoreanos llevan veneno en su viaje hacia la libertad. “Ellos prefieren suicidarse antes de ser repatriados a Corea del Norte”, dijo.