Esta maestra de México con corazón de poeta podría ganar un millón de dólares

Elisa Guerra Cruz con un grupo de niños (Foto cedida por el Colegio Valle de Filadelfia)
Elisa Guerra Cruz con sus alumnos (Foto cedida por el Colegio Valle de Filadelfia)

Elisa Guerra Cruz no tenía la intención de ser maestra. Luego de ganar una competencia de poesía en su estado, soñaba con ser escritora.

No obstante, la vida se interpuso en el camino de su sueño. Cuando nació su hija, no podía encontrar un centro preescolar que le gustase en su ciudad natal de Aguascalientes, en el norte de México. “¿Por qué no abrimos nuestro propio jardín de infancia?”, le preguntó a una amiga. Poco después, las dos alquilaron un espacio e inscribieron a 17 niños, incluidos los suyos. Guerra estudió en casa para obtener un título de maestra y posteriormente se inscribió en un programa de posgrado.

Tras cinco años, Guerra y su socia se separaron, pero en 2004, Guerra abrió su propio jardín de infancia con solamente tres niños, dos de los cuales eran su hija y su hijo. A pesar del humilde comienzo, hacia el final del año escolar ya tenía matriculados a 50 estudiantes y abrió clases de enseñanza primaria.

¡Aprender puede ser divertido! (Foto cedida por el Colegio Valle de Filadelfia)

Hey, studying can be fun! (Courtesy of Colegio Valle de Filadelfia)

Cuando Guerra miró los materiales de enseñanza disponibles, no los encontró interesantes. Se quejaba de ellos, diciendo: “Quiero que mis hijos se enamoren de lo maravilloso y hermoso en el mundo”. Entonces, Guerra creó su propio plan de estudios centrado en diversas culturas y países. Su escuela, llamada Colegio Valle de Filadelfia, fomenta el aprecio al arte, la música y la literatura de diferentes partes del mundo. Recientemente, el grupo Pearson Education (en inglés) publicó 12 de sus libros de texto para preescolares.

El trabajo de Guerra ha inspirado a padres y maestros a abrir escuelas basadas en el modelo del Colegio Valle de Filadelfia en otras cuatro ciudades mexicanas. Otra escuela más abrirá pronto en Costa Rica.

Ser maestra “puede ser una de las decisiones más gratificantes”, expresó Guerra. “Tienes la posibilidad de cambiar muchas vidas de un modo positivo que tu propia vida también cambia para mejor”.

Guerra (en inglés) es una de los 50 finalistas de la edición 2015 del Premio Mundial a los Maestros (Global Teacher Prize) (en inglés) de un millón de dólares para un maestro/a destacado/a. Calificado a menudo como el Premio Nobel de la enseñanza, está abierto a maestros de todas las escuelas en todos los países del mundo. ShareAmerica informará si Guerra está entre los 10 primeros, que serán anunciados a mediados de febrero de 2015.