Mujer sujetando un objeto ornamental (Depto. de Estado/D.A. Peterson)
Tibetanos estadounidenses saludan a los invitados con caja ornamental tradicional dividida, llena con trigo y cebada. La ofrenda de “Losar” también incluye un licor de arroz (Depto. de Estado/D.A. Peterson)

Los tibetanos de todo el mundo celebran “Losar”, su año nuevo, que para los tibetanos comienza el 5 de febrero, siendo una de las fechas más importantes en su calendario.

Funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos se congregaron el 8 de febrero para una celebración.

Ngodup Tsering, representante del sagrado dalái lama en América del Norte, saludó la llegada del año nuevo en la reunión en la que participaron estadounidenses de origen tibetano, grupos de la sociedad civil, diplomáticos locales y miembros del Congreso de Estados Unidos.

“Nosotros nos saludamos entre nosotros diciendo ‘tashi delek’ durante el Losar”, dijo Tsering, lo que significa “que el bien esté contigo para siempre”.

Personas de pie, escuchando a un hombre en el atril (Depto. de Estado/D.A. Peterson)
Ngodup Tsering habla a los invitados en la celebración del Losar (Depto. de Estado/D.A. Peterson)

Según Tsering, en el primer día del Losar se hace una oración tradicional en la que se reúnen con lamas tibetanos para recibir una bendición. En el segundo día las familias saludan a la autoridad de la urbe o del pueblo. El tercer día hay una celebración pública en la que comparten comidas, bebidas y bailes.

En la celebración en el Departamento de Estado, Patrick Murphy, alto funcionario en la Oficina de Asuntos del este de Asia y el Pacífico, declaró “queremos desearle a ustedes y a sus familias, a sus comunidades y a todos, un pacífico y próspero año nuevo”.

“¡Losar Tashi Delek!” (¡feliz año nuevo!) exclamó.

Dos mujeres bailando frente a un grupo de personas (Depto. de Estado/D.A. Peterson)
Bailarinas usan un “khata”, un pañuelo de saludo, que simboliza buenos deseos y un corazón puro (Depto. de Estado/D.A. Peterson)

Alice Wells, alta funcionaria en el Departamento de Estado, destacó los profundos valores comunes a las tradiciones estadounidenses y de los Himalayas. “La tolerancia, la compasión, la apertura a nuevas ideas y una curiosidad por el mundo, esos son los rasgos que han unido a nuestros pueblos desde hace décadas y continúan haciéndolo hoy”, dijo.

SOBRE LAS POLITICAS


Preservar la identidad tibetana

Los esfuerzos internacionales para preservar el patrimonio cultural del Tíbet nunca han sido tan importantes.

A pesar de las garantías a sus derechos culturales y lingüísticos China ha implantado numerosas restricciones a los derechos de los tibetanos a salvaguardar su patrimonio.

Los estudiantes tibetanos tienen acceso limitado a la enseñanza aprobada oficialmente del idioma tibetano y a sus textos de estudio, de acuerdo al Informe sobre Derechos Humanos 2017 del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Más aún, la política nacional de China para la “educación centralizada” resulta en “la adquisición disminuida del idioma y cultura tibetana, al extraer a los niños tibetanos de sus hogares y de sus comunidades”, indica el informe.

El artículo 4 de la constitución china indica que todas las nacionalidades gozan de la libertad de utilizar y desarrollar sus propias lenguas orales y escritas y de la libertad de preservar o reformar sus propias prácticas y costumbres.

“El gobierno de Estados Unidos está comprometido en apoyar las aspiraciones del pueblo tibetano para salvaguardar su distinta identidad cultural, religiosa y lingüística”, dijo Patrick Murphy, alto funcionario en la Oficina de Asuntos del este de Asia y el Pacífico.