Personas acostadas en camas y otras de pie a su lado (© Xiong Qi/Xinhua/Getty)
Pacientes infectados con el nuevo coronavirus en un hospital improvisado convertido de un centro de exposiciones en Wuhan, China, el 5 de febrero. (© Xiong Qi/Xinhua/Getty)

Estados Unidos se ha comprometido a gastar hasta 100 millones de dólares en fondos existentes para combatir el coronavirus (COVID-19) en el extranjero, lo que demuestra el continuo liderazgo de Estados Unidos en la lucha mundial contra las enfermedades infecciosas.

“Este compromiso, junto con los cientos de millones generosamente donados por el sector privado estadounidense, demuestra el fuerte liderazgo estadounidense en respuesta al brote”, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos Michael R. Pompeo el 7 de febrero cuando anunció la ayuda.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) anunció el 2 de marzo que comprometía 37 millones de dólares en financiación para 25 países afectados por el COVID-19 o que están en alto riesgo de su propagación. Los fondos financiarán las iniciativas para la mejora de laboratorios, la comunicación de riesgos y la distribución de equipos de protección personal, como máscaras, guantes y batas.

Gráfico con texto que dice “Estados Unidos ha comprometido hasta 100 millones de dólares para combatir el mortal coronavirus” (Depto. de Estado)
(Depto. de Estado)

La enfermedad fue detectada por primera vez en Wuhan, en la provincia china de Hubei, pero se ha propagado por todo el mundo.

La ayuda de Estados Unidos refleja su compromiso continuo para la prevención y el tratamiento de enfermedades infecciosas. Como se indica en su Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial, Estados Unidos se asocia con otros países para prevenir, detectar y responder mejor a las amenazas de las enfermedades infecciosas desde su origen.

Desde 2009 USAID ha invertido más de mil millones de dólares para ayudar a prevenir, detectar y responder a las amenazas de salud endémicas y emergentes, lo que incluye enfermedades como el COVID-19.

La financiación del gobierno de Estados Unidos se suma a los cientos de millones de dólares que las organizaciones estadounidenses han comprometido para detener la propagación del COVID-19.

Cuatro personas en trajes protectores dan la señal de pulgar arriba (© Project HOPE)
Doctores en el hospital provincial de medicina integral china y occidental de Hubei visten el nuevo equipo de protección personal proporcionado por el Proyecto Hope el 6 de febrero. (© Project HOPE)

Los grupos de asistencia han enviado donaciones de más de dos millones de máscaras respiratorias, 11.000 trajes protectores y 280.000 pares de guantes de nitrilo para hacer frente a la creciente demanda en la provincia de Hubei, de acuerdo con el Proyecto HOPE (esperanza), una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos.

Asimismo, las compañías farmacéuticas estadounidenses, incluidas Inovio y Johnson & Johnson, trabajan en la vacuna.