Estados Unidos y Brasil se unen para proteger el abastecimiento de trigo en el mundo

Los agricultores del mundo dedicados al trigo comparten un mismo temor: la destrucción de sus cultivos a causa de una enfermedad conocida como hongo del trigo. Es una enfermedad provocada por un hongo que por primera vez apareció en Brasil en 1985, destruyendo una tercera parte de la cosecha de trigo del año 2009 en ese país. Pero resulta que ahora el hongo se está propagando.

Con financiamiento del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, investigadores de la Universidad Estatal de Kansas están trabajando con la Universidad de Passo Fundo en Brasil para encontrar maneras creativas de detectar y prevenir la propagación del hongo del trigo.

“El hongo del trigo representa una amenaza enorme a la producción mundial del trigo”, dijo Barbara Valent, experta de la Universidad Estatal de Kansas en esa enfermedad del trigo.

La enfermedad se contagia fácilmente de los campos enfermos a los sanos por medio de los vientos y la lluvia, y se desarrolla mucho en un clima húmedo, según Valent, cuyo laboratorio en Kansas ha identificado un gen que ofrece resistencia parcial a la enfermedad.

Tuit:
TechAccel @Tech_Accel
Una aplicación para monitorizar la salud del trigo (#wheat) a nivel mundial, elaborada entre investigadores de la Universidad de Kansas (#KU) y Brasil, que rastreará la propagación del hongo del trigo y otras enfermedades. #AgTech http://ow.ly/TMwl30n9bv0 09:40 horas – 3 de enero de 2019
(Enlaces en inglés)

La propagación de la enfermedad alcanzó a Bangladés en 2016 y se la encuentra en Brasil, Paraguay, Bolivia y el norte de Argentina, dijo Valent. Ella está muy preocupada dado que la enfermedad se propaga tanto por medio de la semilla del trigo como por los granos importados para la alimentación.

Movilizar la ayuda de los agricultores

Valent trabaja con Mauricio Fernándes, un experto en el pronóstico de la enfermedad, que trabaja en la Universidad de Passo Fundo. Con ayuda de sus colegas en Bolivia, Paraguay, México y Bangladés, han elaborado una aplicación para teléfonos inteligentes que combina la ayuda de agricultores de todo el mundo.

“La aplicación les permite a los agricultores, en lugares donde aparece la enfermedad, enviar un aviso de alerta en cuanto encuentren un sitio enfermo en sus campos. También nos permite documentar exactamente el lugar y el momento en que brota la enfermedad”, explicó Valent.

“Mientras más rápido detectemos la enfermedad, más pronto se puede controlar”, dijo Valent.