Gobiernos estatales: Donde con frecuencia surge la innovación

Este artículo es parte de una serie de tres sobre la manera en que el federalismo funciona en Estados Unidos. Otras entregas se centrarán en los gobiernos locales y el gobierno federal.

Los 50 estados de Estados Unidos son conocidos como “laboratorios de democracia” debido a que ponen en práctica ideas creativas sobre políticas que se ponen a prueba en los estados y después a veces son adoptadas a nivel federal.

Las leyes nacionales que establecen los salarios mínimos, las normas de seguridad en el lugar de trabajo y las políticas de bienestar y atención de la salud comenzaron primero en los estados.

Estados Unidos depende de un sistema llamado “federalismo”, en el que los poderes del gobierno están divididos entre las responsabilidades locales, estatales y nacionales. Es un concepto importante de entender, porque los ciudadanos se encuentran diariamente con diferentes niveles de gobierno, pero de distintas maneras.

Es la estructura del federalismo estadounidense y la cultura política lo que anima a los estados a tomar la iniciativa, explica Karla Jones, directora de relaciones internacionales y federalismo del Consejo de Intercambio Legislativo de Estados Unidos (American Legislative Exchange Council). “Somos únicos entre muchos países desarrollados en dar mucho poder a los estados “, dijo Jones.

¿Qué hacen los estados?

Los Estados ofrecen una serie de servicios a las personas que viven dentro de sus límites, empezando desde el momento en que una persona nace hasta la muerte. Ello porque los estados emiten certificados de nacimiento y defunción.

Los estados son responsables de administrar los hospitales y el cuidado de la salud, construir y reparar carreteras, financiar escuelas y universidades, recaudar impuestos y mantener las fuerzas policiales estatales, cuyos oficiales son a menudo llamados “state troopers” (tropas del estado).

Todos los estados tiene un Departamento de Vehículos a Motor donde los ciudadanos registran sus vehículos, obtienen licencias de conducir e impugnan multas emitidas por infracciones de tránsito. Los dólares obtenidos de impuestos y tasas ayudan a financiar todos esos servicios.

El gobernador del estado, elegido por los votantes inscritos, tiene responsabilidades que varían de estado a estado, pero en general, el gobernador firma proyectos de ley para convertirlos en ley y es el gerente de la rama ejecutiva estatal, que a su vez ejecuta el programa del gobernador. Los gobernadores suelen residir en una vivienda financiada oficialmente por el contribuyente, la mansión del gobernador, en la capital estatal.

Este gráfico resume los tipos de entidades en cada rama del gobierno.

Gráfica muestra diferentes niveles de poderes gubernamentales local, estatal y federal (Depto. de Estado/J. Maruszewski)
(Depto. de Estado/J. Maruszewski)

Además de un gobernador, cada estado tiene una cámara legislativa. Depende del estado decidir el tamaño de su legislatura. New Hampshire, por ejemplo, uno de los estados más pequeños en población, tiene 400 escaños en la cámara estatal, mientras que California, el estado más poblado del país, tiene 80 escaños.

Los ciudadanos que residen en los estados eligen a los representantes y senadores estatales, que proponen, escriben y votan las leyes y aprueban los presupuestos anuales, haciendo su trabajo en la capital del estado. El estado proporciona una parte de los fondos para los gobiernos locales, escuelas, bibliotecas y otras agencias públicas.

La autora de este artículo es la redactora independiente Lenore T. Adkins.