Tres mujeres sentadas, hablando (© European Young Innovators Forum)
Puk Falkenberg, de Bloch & Østergaard (centro), trabaja con las participantes en la Muestra de Mujeres Empresarias de Copenhague. (© European Young Innovators Forum)

A medida que mujeres de todo el mundo se preparan para establecer una empresa emergente, la asesoría es decisiva para la fuerza laboral.

Es por ello que la embajada de Estados Unidos en Copenhague se asoció con el Foro Europeo de Jóvenes Innovadores para auspiciar la Muestra de Mujeres Empresarias (Women in Entrepreneurship Roadshow, en inglés), un evento para establecer lazos entre las mujeres danesas que son propietarias de negocios.

“Al reunir a las mujeres empresarias con inversionistas de capital de riesgo y con mentores, la Muestra fue la herramienta perfecta para fomentar el empresariado de las mujeres en el dinámico ambiente tecnológico de Copenhague”, dijo Ajay Rao, funcionario de la embajada de Estados Unidos que ayudó a organizar el evento.

La muestra fue uno de 10 eventos similares realizados este año en Europa, facilitada con fondos concedidos por la Misión de Estados Unidos ante la Unión Europea, con sede en Bruselas. Con la mirada puesta en el posible informe a la Unión Europea sobre el estado de la mujer en el mundo empresarial, sus organizadores buscaron en el corto plazo conectar a las mujeres propietarias de negocios con mentores e identificar los desafíos que enfrentan en su acceso a las finanzas.

Las mujeres empresarias de Dinamarca

En Dinamarca, como en muchos otros lugares, el empresariado es en mayor medida de hombres que de mujeres. De acuerdo a un informe (en inglés y francés) realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en 2017, el 4,4 por ciento de la población está formada por hombres dueños de negocios con por lo menos un empleado, mientras que entre las mujeres el porcentaje es de un 1,5 por ciento en la misma categoría.

Puk Falkenberg es una empresaria que forma parte de esa pequeña cantidad. Estableció su empresa emergente para conectar a los turistas con la cultura local de Dinamarca. “Aprendí mucho con esa experiencia. Me permitió abrir mi negocio propio como consultora”, dijo.

Actualmente es propietaria y asesora de Bloch & Østergaard (en inglés), una firma consultora que ayuda a otros negocios a usar las redes sociales para el mercadeo. Los desafíos que enfrentan las mujeres empresarias en Dinamarca no terminan una vez que el negocio ha sido abierto, según dice.

Falkenberg cita prejuicios por cuestión de género como uno de los factores más importantes que obstaculizan el empresariado femenino en Dinamarca, especialmente cuando se trata de recibir subvenciones o préstamos. Aunque se ha logrado hacer progresos para identificar los prejuicios de la sociedad, todavía considera que es preciso hacer mucho más.

Gracias a eventos como la Muestra de Mujeres Empresarias de Copenhague ha podido conectarse con otras mujeres propietarias de negocios a fin de ayudarlas a superar sus desafíos financieros.

«La conferencia nos permitió observar de manera útil lo que ocurre este momento con el empresariado femenino”, dijo. Es más, escuchar a empresarias apasionadas explicar sus metas “es el mejor estímulo energético que una puede lograr”.

Tres mujeres hablando (© European Young Innovators Forum)
Jane Thomsen (izda.), del Fondo de Innovación Dinamarca, habla con Aviaja Riemann-Andersen (centro), de Tecnología Circular de Alimentos y Katja Bundgaard, durante la muestra. (© European Young Innovators Forum)