Innovaciones de salud ayudan en el último brote de Ébola

La Organización Mundial de la Salud anunció recientemente un brote de Ébola en la República Democrática del Congo, el mayor desde que una epidemia de Ébola asolara África occidental entre 2013 y 2016. Al menos dos nuevas herramientas que ayudan a los pacientes y a los trabajadores de la salud en la RDC a combatir la enfermedad son productos del “Gran desafío de la lucha contra el Ébola de USAID”.

USAID otorgó subvenciones en 2015 a dos compañías, Kinnos Inc. y Shift Labs, para desarrollar soluciones tangibles a los principales retos que enfrentan los trabajadores de la salud en África Occidental, con la intención de que las soluciones estén listas para su uso de producirse una próxima epidemia.

“Nuestra prioridad, y nuestra esperanza, es que éstas sean soluciones que puedan desplegarse dinámicamente en medio de una crisis”, dice Jennifer Fluder, asesora principal sobre innovación y alianzas en USAID.

Descontaminación

Kinnos creó Highlight (en inglés), un polvo azul que se agrega a las soluciones de lejía utilizadas como desinfectantes en los centros de tratamiento de Ébola. La descontaminación es la primera línea de defensa contra una epidemia, dice Jason Kang, cofundador de Kinnos. Durante la epidemia de Ébola en África Occidental, muchos trabajadores de la salud no se estaban desinfectando adecuadamente, ya fuera dejando lugares secos o no esperando lo suficiente para que la solución funcionara.

El aditivo azul, que cambia las propiedades líquidas del blanqueador para ayudar a que se adhiera a las superficies impermeables, permite que los trabajadores de la salud vean las manchas que no perciben. El color se desvanece una vez transcurrido el tiempo de contacto necesario, lo que indica que el área ha sido descontaminada.

Control intravenoso

El producto de Shift Labs, DripAssist, permite a los trabajadores de la salud monitorizar la dosis de goteos intravenosos con precisión en un entorno de bajos recursos. Las enfermeras deben vigilar cuidadosamente los goteos intravenosos para que los pacientes reciban la dosis correcta de medicamentos y líquidos, o podrían surgir complicaciones que resulten fatales.

Tuit:
USAID @USAID
De 1500 ideas, USAID apoyó “DripAssist” del laboratorio @ShiftLabs como una de las 14 #innovaciones prometedoras en 2015. Hoy, el dispositivo #médico de bajo costo se usa en 19 países en desarrollo y en hospitales de Estados Unidos. Conoce al innovador @bkolko de @hcdeUW: https://goo.gl/Y6bSBy #USAIDTransforms (USAID transforma) @CIIimpact
3:30 horas – 13 de marzo de 2018
(Enlaces en inglés)

ZMapp es un tratamiento experimental administrado por vía intravenosa, pero los críticos creen que es demasiado arriesgado para usarlo en los centros de tratamiento de Ébola sin costosas bombas eléctricas intravenosas. DripAssist es un dispositivo portátil que funciona con baterías y que se conecta al sistema intravenoso existente en cualquier clínica para monitorizar con precisión las tasas de infusión, lo que hace que ZMapp sea seguro de usar en entornos de bajos recursos.

A los pocos días del anuncio de la Organización Mundial de la Salud sobre el brote de Ébola, Kinnos y Shift Labs escucharon de organizaciones asociadas que querían llevar sus productos a los centros de tratamiento de Ébola en la RDC. Médicos Sin Fronteras envió 1.000 unidades de Highlight, y los fabricantes de ZMapp enviaron diez dispositivos DripAssist a Kinsasa el 25 de mayo.

“Una de las cosas que me encantan de los programas como el concurso Fighting Ebola Grand Challenge es que ayuda a compañías como la nuestra y a la comunidad en general a construir herramientas mejores y más robustas que terminan teniendo beneficios para todo tipo de personas”, dijo Beth Kolko, directora ejecutiva de Shift Labs.