Irán exporta violencia y represión

Hombres en uniforme sentados y de pie en el exterior (© Ebrahim Noroozi/AP Images)
Como fuerza paramilitar, los miembros de “Basiji” son entrenados por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán y con frecuencia utilizados para acallar los disturbios civiles y para supervisar el comportamiento de civiles. (© Ebrahim Noroozi/AP Images)

Durante la pasada década, el régimen iraní ha ampliado rápidamente su modelo de ejército de ciudadanos: la Fuerza de Resistencia “Basij”, una fuerza paramilitar voluntaria dentro y fuera de Irán.

“Si un dictador pudiera pedirle un deseo a un genio, sería una organización que neutralizara todas las amenazas y no fuera costosa”, dijo Saeid Golkar, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Tennessee. “Los Basij son esta organización.”

¿Qué es la Fuerza de Resistencia Basij?

En las escuelas, empresas, fábricas y vecindarios iraníes, en casi todas las esferas de la vida cotidiana iraní, hay más de 5 millones de miembros de “Basij” (conocidos como basiji) que están dispuestos a defender la ideología islámica del régimen de la disidencia interna y las amenazas extranjeras.

Dos mujeres caminando, una sostiene una bandera (© Morteza Nikoubazl/Reuters)
Miembros de la milicia “Basij” asisten a un desfile en Teherán el 18 de abril de 2009. (© Morteza Nikoubazl/Reuters)

A cambio, reciben beneficios del gobierno, tales como descuentos médicos o de vivienda, oportunidades de empleo y aceptación en las universidades.

Golkar llama a la fuerza “Basij” de Irán una “organización administrativa militarizada de masas a la [que] cualquiera puede unirse, desde estudiantes hasta médicos”. Está arraigado en “cada rincón de la sociedad iraní”.

Los miembros se ofrecen como voluntarios para adoctrinar a la población local con las normas y valores del régimen, dijo Golkar. Los basiji actúan como policías morales, caminando por las calles para hacer cumplir un estricto código de vestimenta para las mujeres.

Como fuerza paramilitar, los basiji son frecuentemente llamados a hacer el trabajo sucio interno del gobierno. Atacaron a los manifestantes en los levantamientos populares de 2009 y de nuevo a principios de 2018.

Jóvenes soldados marchando (© Ebrahim Noroozi/AP Images)
Jóvenes miembros de las fuerzas iraníes “Basij” entrenándose en el noreste de Teherán el 24 de abril de 2015. (© Ebrahim Noroozi/AP Images)

Exportar el modelo

Basij recluta niños en edad escolar desde los 12 años. Los preparan para convertirse en combatientes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica-Quds y desplegarlos en Siria. En 2012, según indica Golkar, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán organizó una Fuerza de Defensa Nacional en Siria de más de 14.000 líderes tipo “Basij”, una cifra que creció a 100.000 para 2014 y que ahora es mucho mayor.

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán “también ha emulado el éxito de los Basij para movilizar a los chiitas afganos, pakistaníes, iraquíes y libaneses para que luchen por los intereses de Irán en el mundo árabe”, según Ahmad Majidyar, experto en política del Instituto de Oriente Medio.

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria también ha proporcionado entrenamiento para crear una fuerza similar en varios países latinoamericanos, escribe Majidyar.