Los generadores de diésel solían consumir diariamente 300 galones de combustible para que los residentes y los dueños de negocios en una remota isla en la Samoa Americana pudieran encender sus luces.

Pero en un plazo de un año la isla Ta’ū optó por utilizar energía solar y electricidad de baterías: su nuevo sistema de microred electrifica a la isla con casi un 100 por ciento de energía renovable.

El diésel era caro y sucio, y debía ser enviado a la isla por barco. “Recuerdo el momento en que ellos no pudieron traer un barco hasta aquí durante dos meses”, dijo Keith Ahsoon, residente de Ta’ū (en inglés). Agregó que el racionamiento y la luz de las velas eran algo habitual” Es difícil vivir sin saber qué es lo que va a ocurrir”, dijo.

Actualmente Ahsoon tiene electricidad confiable. Así trabaja el nuevo sistema:

  • 5 328 paneles solares producen electricidad para los 600 pobladores de Ta’ū.
  • 60 baterías recargables fabricadas por la empresa de Estados Unidos Tesla almacenan la energía solar en exceso para usarla durante la noche o en los días nublados.
  • El sistema almacena energía para tres días y se recarga con siete horas de sol.

https://twitter.com/solarcity/status/801050994436145152

Tuit:
Ciudad solar @solarcity
La isla de Ta’u utiliza casi el 100 por ciento de energía renovable gracias al almacenaje en su microred solar y de baterías http://spr.ly/60148HNsj (en inglés).
8:13 horas – 22 de noviembre de 2016

Cambiar a la energía solar demostró ser más barato que depender del diésel no confiable con variación de precios. La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos y el Departamento del Interior ayudaron con el financiamiento.

Ta’ū no es la única. En todo el mundo comunidades isleñas que dependían de generadores con combustibles fósiles están dispuestas a seguir el ejemplo. SolarCity (Ciudad solar), hace poco comprada por Tesla, considera que los costos en disminución hacen que el almacenaje solar y energético cueste menos que el diésel casi en todas partes.

“Esto es parte de hacer historia», dijo Ahsoon, agregando que los residentes de la isla pueden ver de primera mano los efectos del calentamiento global. “Este proyecto ayudará a disminuir la huella de carbono en el mundo”, dijo.