La destrucción de tesoros antiguos en Nimrud, Iraq, por parte de Daesh, es “un ataque contra el patrimonio del pueblo iraquí y sirio, cometido por una organización con una ideología en bancarrota y tóxica”, afirmó el secretario de Estado John Kerry, el declaraciones realizadas el 6 de marzo.

“Este crudo intento de borrar el patrimonio de una antigua civilización en última instancia ha de fracasar. Ningún terrorista puede reescribir la historia”.

Los informes de prensa indican que el 5 de marzo los terroristas de Daesh comenzaron a destrozar con tractores la antigua ciudad de Nimrud, fundada por los asirios en el siglo XIII a.C. El grupo terrorista tiene horribles antecedentes de haber destruido el patrimonio cultural de Iraq y Siria, incluyendo las destrucción en 2014 de la mezquita del profeta Jonás, en Mosul, Iraq.

Recientemente el gobierno de Iraq designó a Nimrud para que figure en la lista de la UNESCO del patrimonio mundial. Kerry dijo (en inglés) que la “retorcida meta” de Daesh es reescribir la historia según su propia imagen brutal”.

“Así como Estados Unidos permanece firme junto a los pueblos de Iraq y Siria en su lucha contra la brutalidad, también reconocemos la necesidad de conservar los tesoros nacionales, un componente importante de una sociedad unificada”, dijo Kerry.

En agosto de 2014 el Departamento de Estado se asoció con las Escuelas Americanas de Investigación Oriental para crear la Iniciativa del Patrimonio Sirio para proteger la propiedad cultural en Siria y en las áreas de Iraq fuera del control del gobierno iraquí.