La esgrimista de EE. UU. Ibtihaj Muhammad dice que no hay que permitir que otros definan quien es uno [vídeo]

Cuando la esgrimista de Estados Unidos, Ibtihaj Muhammad, se coloque la careta sobre su velo hijab en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, representará a su país y, a la vez, defenderá un concepto.

“Recuerdo que hubo momentos en los que algunas personas me dijeron que este deporte no era para mí porque era negra o porque era musulmana”, señaló.

En la esgrima con sable, los tiradores o esgrimistas se enfrentan con hojas de punta roma y los tocados al oponente se deben realizar de la cintura para arriba. Muhammad, de 30 años de edad, considera que, de las tres armas de la esgrima, “el sable es la más rápida”. “Es la más parecida a la que usaba ‘El Zorro'”, en referencia al héroe enmascarado de ficción que luchaba contra la injusticia con una espada.

Muhammad, que nació en Maplewood (Nueva Jersey), siempre desafió las percepciones ajenas.

Mientras cursaba sus estudios secundarios, se unió al equipo del gimnasio de Peter Westbrook, el participante de seis Juegos Olímpicos que creó una fundación para el aprendizaje de niños que viven en grandes núcleos urbanos, como es el caso de la ciudad de Nueva York. “Cuando empecé a asistir a la Fundación, veía personas no solo que eran como yo, sino que también eran jugadores olímpicos”, señaló.

Entrenar con especialistas en la Fundación de Peter Westbrook le dio confianza. Muhammad se consagró como una de las mejores esgrimistas a nivel universitario, pero cuando consideró unirse al equipo olímpico de sable femenino de Estados Unidos, percibió la falta de diversidad. Muhammad convirtió este hecho en una motivación. “Mi actitud fue, ‘¿Sabes qué? Voy a participar en este equipo porque quiero cambiarlo'”.

En el año 2012, no se clasificó para los Juegos Olímpicos de Londres debido a una lesión en los ligamentos de una mano. Pero este año obtuvo una medalla en la Copa Mundial de la Federación Internacional de Esgrima en Atenas y esto le aseguró la clasificación para Río, donde será la primera atleta de Estados Unidos en competir con un hijab puesto.

Su madre la alentó a empezar con clases de esgrima cuando Muhammad tenía 13 años de edad. Este deporte le permitía participar sin modificar el uniforme, lo que siempre era un poco incómodo en otros deportes.

Tuit:
Ibtihaj Muhammad @IbtihajMuhammad
La práctica durante el ramadán es así…
13.27 horas – 11 de junio de 2016

Aun después de la desilusión de 2012, Muhammad dijo que mantendría las cosas en perspectiva. “Mi fe es gran parte de lo que soy y me ayudó a mantener los pies sobre la tierra”.

Tiene fanáticos de alto perfil. El presidente Obama la reconoció durante una visita a una mezquita en Baltimore y le pidió que “traiga una medalla de oro a casa”. ¡Vaya presión!

La primera dama Michelle Obama se convirtió en alumna de esgrima de Muhammad por una tarde, durante una visita a Nueva York en el pasado mes de abril.

Tuit:
Ibtihaj Muhammad @IbtihajMuhammad
Todo es posible con mucho trabajo y perseverancia #MotivationMonday (#lunesdemotivación)
12:12 horas – 23 de mayo de 2016

En todo el mundo más mujeres musulmanas están compitiendo en los Juegos Olímpicos. Fátima Adwan, de la academia de deportes para mujeres “Fatima Bint Mubarak”, en Abu Dhabi, dice que la tendencia está aquí para quedarse (en inglés). “Queremos manifestar que no es necesario dejar de lado la cultura propia para participar en un deporte”, señala.

Ahora, Ibtihaj Muhammad es instructora en la Fundación Peter Westbrook y espera que los niños encuentren la misma sensación de pertenencia que ella sintió en su primer día en el gimnasio de esgrima.

“Les diría a los jóvenes de todo el mundo que no permitan que los conceptos erróneos de otras personas sobre su raza, su género o su grupo étnico les definan o dicten su camino en la vida, y que pueden hacer lo que sea que estén decididos a hacer”.

Puedes seguir a Ibtihaj Muhammad en Twitter en @IbtihajMuhammad y en combate de esgrima en los Juegos Olímpicos del 6 al 14 de agosto.

Juegos Olímpicos 2016 | ShareAmerica