Dos personas junto a líneas eléctricas (Claire Novak)
Las mujeres forman alrededor del 25 por ciento de la fuerza laboral de Kenya Power y Lighting Company, empresas asociadas a “Engendering Utilities”, y participant en todas las áreas de trabajo incluyendo el sector que tira las líneas. (Claire Novak)

Las mujeres constituyen la mitad de la población mundial, pero están muy poco representadas en el empleo formal. El sector energético adolece especialmente de una falta de diversidad de género.

Un programa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) espera cambiar esto.

“El desequilibrio de género es a menudo el resultado de la falta de apoyo al nivel más alto… pero a veces se trata de prejuicios inconscientes, ocultos y más sutiles en el lugar de trabajo”, dijo Aneta Petrovska-Rusomaroski, jefa de recursos humanos en Macedonia del Norte para EVN, una importante empresa de energía y una de las socias del programa Engendering Utilities de USAID.

Petrovska-Rusomaroski plantea uno de los mayores desafíos en la promoción de la igualdad de género: cambiar la forma en que los profesionales piensan sobre las mujeres en el lugar de trabajo.

Trabajadores con chalecos y cascos de protección escuchan a otro trabajador mientras habla (USAID)
Miembros de un equipo del programa “Engendering Utilities” se reúnen con personal de la compañía eléctrica de Mozambique “Electricidade de Moçambique” (EDM Mozambique). (USAID)

Engendering Utilities de USAID se centra en aumentar el número de mujeres que trabajan en el sector eléctrico, especialmente en puestos técnicos y de liderazgo mejor pagados. Desde 2015, USAID se ha asociado con 11 empresas de servicios públicos en nueve países para aumentar la participación profesional de las mujeres.

¿Cómo se traduce esto sobre el terreno? En Georgia, Energo-Pro ofrece recorridos por las instalaciones hidroeléctricas a mujeres jóvenes interesadas. Kenya Power alienta a las niñas a estudiar ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM). EVN está otorgando becas a estudiantes talentosas de ingeniería eléctrica en Macedonia del Norte para permitir la participación de las mujeres jóvenes en ese campo.

Muchachas alrededor de una esfera eléctrica (EDCO)
Muchachas aprenden sobre carreras en campos técnicos en la empresa “Electric Distribution Company” durante el día de llevar a las niñas al trabajo que se celebra en Jordania. (EDCO)

Queen Esther, una joven estudiante en Nigeria, nunca habría descubierto su potencial si no hubiera sido por los eventos organizados por EKEDC, su compañía local de distribución de electricidad. “¡Ahora quiero ser ingeniera porque es genial!”, dijo.

Cuatro personas con cascos de obra de pie cerca de grandes equipos eléctricos (USAID)
Personal de la empresa asociada a Engendering Utilities, Kosovë Operator Sistemi, Transmisioni dhe Tregu, SH.A. (KOSTT), recibió al equipo de USAID durante una visita a sus instalaciones (USAID)

“Promover la igualdad de género es fundamental para nuestra empresa. Las mujeres ya ocupan cuatro de los seis puestos directivos de nuestra empresa”, dice Oladele Amoda, ex director ejecutivo de EKEDC en Nigeria.

Los estudios demuestran que cuantas más mujeres participen en la toma de decisiones y en funciones de liderazgo, más aumenta la eficacia de las empresas y, en algunos casos, se hacen más rentables. Las economías mundiales, nacionales y locales se benefician cuando las mujeres participan.

La autora de este artículo es Alexandra West, de USAID. Una versión más larga en inglés está publicada en el sitio web de USAID.