La NASA viajará a un mundo compuesto por metales

Por primera vez la NASA, la agencia espacial de Estados Unidos, enviará una nave espacial a un mundo completamente compuesto de metal.

El destino es un asteroide gigante, llamado “16 Pysche”. Se supone que está compuesto casi totalmente por hierro y níquel, similar al núcleo de la Tierra.

Los científicos quieren saber si “16 Pysche”, que se ubica entre Marte y Júpiter, es un núcleo expuesto de un planeta anterior que perdió sus capas externas rocosas debido a una cantidad de colisiones violentas, ocurridas hace miles de millones de años.

Un núcleo expuesto de un planeta puede abrir los secretos sobre el núcleo de la Tierra y permitir saber cómo fue que las capas de los planetas se crearon en el comienzo de sus historias.

16 Psyche es el único objeto conocido de su clase (en inglés) en el sistema solar”, dijo Lindy Elkins-Tanton, líder del proyecto en la Universidad Estatal de Arizona. “Y esta es la única manera en que los humanos podrán jamás visitar un núcleo. Aprendemos sobre el espacio interno al visitar el espacio externo”.

Elkins-Tanton hizo un cálculo llamativo de que solamente el hierro tendría un valor de 10.000 trillones de dólares (en inglés), pero la NASA no tiene planes para traer de vuelta ningún metal de “16 Psyche”. El verdadero valor de la misión es científico.

Dibujo de un asteroide en el espacio (Peter Rubin/Universidad Estatal de Arizona)
Dibujo artístico del asteroide metálico “16 Psyche”. (Peter Rubin/ASU)

La NASA tiene previsto lanzar en el año 2023 una nave espacial (llamada simplemente Psyche), que llegará al asteroide gigante en el año 2030.

La misión Psyche es parte del programa Discovery de la NASA, que lanza misiones espaciales experimentales comparativamente de bajo costo, para poner a prueba nuevas maneras de exploración.

Discovery se trata de “encarar el reto de ir a lugares donde nunca hemos ido”, según Thomas Zurbuchen, de la NASA.