La tecnología está transformando el sector manufacturero de EE. UU.

Robots ensamblan autos en una línea de producción (© Shutterstock)
(© Shutterstock)

Durante décadas, los trabajadores de Marlin Steel Wire Products fabricaron cada cesta de alambre a mano. Hoy en día operan maquinaria de alta tecnología que automatiza el proceso. Este cambio ha permitido a Marlin Steel fabricar nuevos productos y multiplicar las ventas por ocho desde 1999.

“La automatización es crítica”, dijo Drew Greenblatt, presidente de Marlin Steel. “El mundo exige alta calidad y precisión”. Dijo que los fabricantes han aprendido que con las herramientas adecuadas, pueden entregar los bienes que los mercados demandan.

Marlin Steel es parte de una transición en Estados Unidos hacia la fabricación inteligente, que incorpora robótica y automatización. Las fábricas inteligentes están innovando más y contratando empleados más altamente cualificados.

“La innovación impulsa la productividad. Y el país ha innovado drásticamente, tanto en el desarrollo de productos de alto valor como en la creación de procesos y técnicas de fabricación más eficientes para fabricarlos”, dijo Justin Rose, director ejecutivo de Boston Consulting Group, que estudia la cambiante economía del sector manufacturero a nivel mundial.

En los últimos 30 años, la producción manufacturera en Estados Unidos casi se ha duplicado, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

Gráfica muestra producción manufacturera de EE. UU. (Depto. de Estado/S. Gemeny Wilkinson)Greenblatt dijo que en Marlin Steel, procesos avanzados doblan los alambres de acero 25.000 veces por hora, en comparación con las 300 curvas por hora al realizarse a mano. Además, el trabajo es seguro y extremadamente preciso.

Marlin Steel emplea a trabajadores que ahora dedican más tiempo al diseño de productos que sólo pueden crearse mediante la automatización. “El veinte por ciento de nuestro equipo son ingenieros [con títulos universitarios] que proporcionan innovaciones novedosas: llevamos ya cinco patentes y tendremos más”, dijo Greenblatt.

Lisa Strama, presidenta del Centro Nacional de Ciencias de la Manufactura, dijo que a medida que más compañías estadounidenses adopten procesos de fabricación inteligentes, la producción sólo crecerá. “Veo mucho trabajo muy innovador que se está llevando a cabo en Estados Unidos desde la perspectiva de la competitividad”, dijo. “La industria, el sector académico y el gobierno se asocian y producen estas tecnologías que ejercen presión sobre los límites”.

Jeff Burnstein, presidente de la Asociación para el Avance de la Automatización, señala que Estados Unidos sigue siendo líder mundial en el desarrollo de herramientas de integración de sistemas, inteligencia artificial, realidad virtual y aprendizaje con máquinas, todo lo cual contribuye a mejorar el sector manufacturero.

Las empresas emergentes de EE. UU. están desarrollando herramientas para la fabricación inteligente. Temple Allen Industries, con sede en Maryland, por ejemplo, produce equipos de lijado que se utilizan en fábricas inteligentes. “Al hacer que el lijado sea más seguro y eficiente para los trabajadores estadounidenses, hemos ayudado a que el trabajo de lijado permanezca en Estados Unidos”, dijo Cele Bryan, gerente general de Temple Allen.

“La mayoría de las nuevas instalaciones que se están construyendo hoy en día en Estados Unidos están adoptando algún tipo de tecnología de fabricación inteligente”, dijo Burnstein. “Si vamos a competir, tenemos que adoptar estas tecnologías. Más y más compañías se dan cuenta de esto”.

La autora de este artículo es Linda Wang, con la colaboración de la redactora de planta Emily Bowman.