Las ciudades estadounidenses se han convertido en laboratorios para nuevas políticas que pretenden reducir el cambio climático, hacer retroceder la degradación medioambiental y apoyar la energía alternativa. Debido a la naturaleza del sistema federal estadounidense, las políticas innovadoras de las ciudades con frecuencia se llegan a adoptar a nivel estatal o nacional, lo que coloca a las ciudades en el centro del movimiento medioambiental.

Grupo de personas transportándose en bicicleta por una ciudad (© AP Images)
Trabajadores de Portland camino a su trabajo (© AP Images)

Compartir carriles

Durante décadas, la infraestructura de transporte estadounidense fue diseñada al servicio de los automóviles. Pero cada vez más, para reducir las emisiones de carbono de los vehículos, las ciudades alientan a sus residentes a utilizar dos ruedas en lugar de cuatro. Portland (Oregón), encabeza este movimiento y se ha dado a conocer como la capital extraoficial de la bicicleta en Estados Unidos.

Los residentes de Portland disfrutan de una de las redes de ciclovías más extensas del país: más de 500 kilómetros, y tienen un «coordinador de bicicletas de la ciudad», mapas gratuitos con rutas de bicicletas, amplio estacionamiento para bicicletas e incluso una ventanilla para bicicletas en un restaurante local de comida rápida.

Ciclista dando la vuelta a la esquina en una calle de la ciudad (NACTO Flickr)
Una flecha de giro (NACTO Flickr)

Algunos empleadores con sede en Portland ofrecen a sus trabajadores vestidores, bonos en metálico y otros incentivos si van en bicicleta al trabajo. Hoy día, los ciclistas representan el 7 por ciento de todas las personas que viajan al trabajo en Portland, el mayor porcentaje en las ciudades grandes de Estados Unidos.

Para ayudar a la gente a pedalear a sus destinos, Portland ofrece una variedad de carriles para bicicletas:

  • Bulevares de bicicletas. Calles residenciales marcadas para bicicletas y automóviles. Tienen un límite de velocidad de 32 km/h.
  • Carriles para bicicletas. Carriles separados físicamente de los vehículos por barreras de hormigón o bordillos.
  • Flechas de compartir. Marcas en las calles con «flechas de compartir» que muestran la silueta de una bicicleta y dos flechas hacia delante, indicando que tanto bicicletas como automóviles pueden utilizar el carril.

Estas comodidades e incentivos han quintuplicado el número de ciclistas en las calles de Portland desde 1990.

¿Quieres saber que está haciendo el mundo para combatir el cambio climático? Sigue la cumbre climática mundial, denominada COP22, del 7 al 18 de noviembre, y en Twitter a la cuenta @US_Center y a las etiquetas #ActOnClimate y #AskUSCenter (enlaces en inglés).