La Plataforma de Acción de Pekín establecida en 1995 en una conferencia de las Naciones Unidas, establece una agenda para la potenciación de la mujer e identifica 12 aspectos críticos como preocupantes. Veinte años después de Pekín ShareAmerica evalúa el progreso mundial en cada uno de estos aspectos. El artículo de hoy examina el impacto que tienen las mujeres sobre el medioambiente.

Si bien mujeres líderes en empresas privadas y en el gobierno dan forma a políticas que afectan directamente nuestro medioambiente, las mujeres también son gestoras prácticas de los recursos naturales, especialmente en los países en desarrollo.

En gran parte del mundo, las mujeres recolectan y almacenan agua, combustible y forraje. Pueden pescar o realizar tareas agrícolas. Sus actividades afectan los bosques (en inglés), los humedales (en inglés) y los terrenos agrícolas (en inglés). La estrecha relación de las mujeres con los recursos naturales puede proteger el medioambiente (en inglés) y promover el desarrollo sostenible y el éxito en la adaptación al cambio climático. Además, su participación en decisiones sobre políticas relacionadas con el medioambiente es clave para la sostenibilidad futura.

Las cocinas energéticamente eficientes ayudan a que mujeres, como las que se ven aquí en India, conserven mejor los recursos. (© AP Images)

A nivel de base, el potencial pleno de las mujeres como gestoras del medioambiente se está desarrollando por medio de la educación, la capacitación técnica y un mayor control sobre los recursos. Acuerdos internacionales (en inglés) y estudios intergubernamentales (en inglés) proporcionan las pautas, pero la aplicación apropiada desde un punto de vista cultural es crucial para el éxito. En el sur de Asia y África, el poner a disposición de las mujeres cocinas solares de bajo consumo energético no solo mejora su calidad de vida, sino que ayuda a conservar los bosques.

Incluir a las mujeres como iguales, integrar su conocimiento práctico y mejorar su capacidad para hacerse cargo de los recursos son iniciativas que nos benefician a todos.

Wangari Maathai, fundadora del Movimiento “cinturón verde” en Kenia, recibió el premio Nobel de la Paz por su labor en la conservación ambiental y los derechos de la mujer. (© AP Images)

Líderes y administradoras prácticas del medioambiente

En muchas regiones, las mujeres están allanando el camino como expertas medioambientales, educadoras, innovadoras y líderes de movimientos ambientales. El Movimiento Green Belt (cinturón verde, en inglés) de Kenia lo comenzó la fallecida Wangari Maathai, quien recibió el premio Nobel de la Paz en 2004. La empresaria social peruana Albina Ruiz (en inglés) y su organización, Ciudad Saludable, ayudan a las comunidades a organizar y reciclar la basura. Habiba Sarabi (en inglés), como primera mujer gobernadora en Afganistán, en la provincia de Bamiyán, estableció el primer parque nacional de ese país, Band-e Amir. La estadounidense Frances Beinecke (en inglés) trabajó en política mundial como presidenta del Consejo de Defensa de Recursos Nacionales.

Esta mujer fue capacitada como ingeniera solar por Barefoot College, una ONG con sede en Rajastán, India. Las ingenieras solares ganan ingresos y mejoran la calidad de vida del pueblo. (Foto cedida por Anu Saxena)

Gracias a organizaciones como “Barefoot College” (en inglés) pueblos remotos reciben ahora electricidad generada por instalaciones solares mantenidas por ingenieras solares. Uno de los lemas de Barefoot College: “Cambiando el mundo rural de mujer en mujer”, refleja el papel vital que desempeñan las mujeres en el sostenimiento tanto de las comunidades humanas como del medioambiente natural.